Escuela de Padres

Archive for agosto 12th, 2012

En ocasiones algunos padres o madres en esta situación entienden que la mejor forma de ayudar a sus hijos es mostrándose hostil hacia la persona que le comunica los hechos (profesor tutor, director, orientador,…) y rehúsan aceptar la implicación de su hijo.

Es importante, pues, que entendamos que, una vez averiguado el grado de implicación de nuestro hijo en el proceso de maltrato, éste deberá asumir su responsabilidad y que lo peor que le puede ocurrir es no asumir su culpa y sentir permisividad ante los actos violentos. Si permitimos que nuestro hijo deduzca esta mala enseñanza, le habremos preparado para repetir en el futuro su comportamiento abusivo sobre otras personas en cualquier contexto (escuela, familia, calle, trabajo, pareja,…), pudiendo causarle graves problemas en un futuro tanto a él como a cualquier persona con la que se relacione.

Algunas PAUTAS EDUCATIVAS que pueden adoptar los padres contra el pequeño acosador son:

  • Poner límites consistentes para evitar todo comportamiento agresivo. Ejemplo: cuando no acepte las normas del juego dejará de jugar hasta que empiece a respetarlas.
  • Utilizar reforzadores de actividad (ir al cine, más tiempo de consola,…) cuando no muestre comportamientos agresivos.
  • Hablarle claramente de nuestro rechazo a cualquier comportamiento violento (verbal o físico) y que tenga consecuencias. Por ejemplo: “No me gusta que pegues a tu hermano. Yo estoy muy enfadada contigo y no te pego. Pídele perdón y como ya dijimos, tendrás que dejarle que elija un juguete y prestárselo toda la mañana”
  • Que tenga responsabilidades y cuando las cumpla reforzamos su conducta. “Como has recogido tu cuarto muy rápido tenemos tiempo de ver tu peli favorita”. Tiene que aprender que no todo se produce cuando quiere y cómo desea, aprender a tolerar la frustración.
  • Ejercer de figuras de autoridad y modelo para él. Mantener una actitud serena y firme siempre (si faltamos el respeto a una dependienta, cuando vamos conduciendo,…)
  • Evitar que sus conductas de acoso sean reforzadas. Por ejemplo, si el pequeño acosador insulta o ridiculiza a otro cuando están jugando (“eres un inútil, no sabes jugar a esto”) le retiramos del juego hasta que se disculpe. Y nos ponemos a jugar con el niño acosado (“Venga, yo juego contigo, pero tendrás que enseñarme”)
  • Reforzar todo intento de solucionar los problemas de forma no violenta, estar atentos para reforzar los comportamientos adecuados. Por ejemplo: como has jugado con tus amigos aunque no era el juego que tú querías, nos vamos a quedar un ratito más en el parque para que puedas terminar de jugar.
  • Intentar que no vea programas o vídeos con contenidos agresivos (dibujos que no son para niños o películas violentas), y si los ve, hablar con él (explicarle otra forma de resolver los conflictos).
  • Planificar actividades que podamos hacer con él (actividades de relajación, contar historias con finales no violentos, pintar, recortar, jugar a algún deporte, etc.)
  • No responder a las provocaciones. Tras decirle que no cederemos retirarnos de la situación. Si el niño cesa en su actitud, volver a prestarle su atención y reforzar su decisión. Por ejemplo, empieza a insultarnos porque no le ponemos la comida que quiere, entonces nos vamos y cuando se siente tranquilo a comer, habrá que decirle que eso está muy bien.
  • Favorecer relaciones con otros niños para que desarrolle habilidades sociales. Deportes en equipo en los que haya que respetar reglas o lugares de ocio donde se encuentre con amigos.
  • Tareas reparadoras, tiene que hacer conductas alternativas a la inadecuada para reparar el daño, para que perciba las consecuencias (curar al agredido, cuidar a niños menores que él, arreglar los objetos que estropee, etc.)
  • Buscar la colaboración del colegio, ya que seguramente se habrán enfrentado a situaciones parecidas.

Si las conductas se mantienen en el tiempo o aumentan en intensidad, acudiremos a un especialista que nos guíe y oriente. No nos debe dar miedo ni vergüenza consultar a un técnico en la materia, ya que lo hacemos por el bien de nuestro hijo/a.

Etiquetas:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 181 seguidores más

  • 1.091.102 visitas