Escuela de Padres

¿Cuál es el CH (Coeficiente del hogar) de tu casa?

Posted on: 15 agosto, 2012

Todo el mundo sabe lo que es el CI, pero ¿qué significa CH? ¿Qué es el Coeficiente del Hogar y cómo se mide? El coeficiente del hogar es un indicador del nivel general de apoyo para el desarrollo en cualquier hogar.

Se ha escrito tanto últimamente sobre el papel de los padres en el desarrollo de sus hijos que resulta fácil convertirse en una persona demasiado preocupada y temerosa de que algunos pequeños errores en su comportamiento conduzcan a consecuencias desastrosas. Naturalmente es importante tener en cuenta que, como padres, somos los primeros responsables del desarrollo de nuestros hijos, después de todo les hemos dado los genes y su primer entorno físico y psicológico. Pero no debemos temer que un arranque de ira, un descuido en la hora de recoger al niño de la guardería o un comentario negativo le produzcan daños permanentes. Dichos temores pueden disiparse al reconocer que el ambiente familiar ejerce su influencia como un todo y no como trozos aislados de experiencias.

¿Pero cómo se mide este paquete total de experiencias? ¿En qué consiste? En los últimos 30 años se han llevado a cabo infinidad de estudios sobre las posibles formas de evaluar la calidad del hogar de manera objetiva y de identificar los aspectos del entorno familiar relacionados con el desarrollo intelectual y social de los niños. El método más ampliamente usado en estos estudios es el llamado Inventario HOME: Home Observation for Measurement of the Environment (Observación del Hogar para la Medición del Entorno). Mi colega Robert H. Bradley y yo desarrollamos dicho método y hemos participado en muchos de los estudios a los que me refiero. Pero también lo han aplicado cientos de profesionales con distintas culturas en todo el mundo. Esta investigación mundial ha mostrado claramente que se pueden identificar en los entornos familiares algunos componentes que facilitan el desarrollo de los niños. Examinémoslos:

Estimulación. De esto es de lo que más se habla, y, obviamente, es importante. Son primordiales la estimulación del lenguaje mediante la conversación y la lectura, la enseñanza de canciones y juegos, la imitación de comportamientos maduros y, a veces, la estimulación para el aprendizaje de elementos como el abecedario, los colores, los nombres, las direcciones, etc.

Receptividad. Responder a las preguntas de los niños es tan importante como estimularlos, si no lo es más. Nuestras respuestas les dan pistas a los niños sobre lo que valoramos. Los bebés de tres meses mirarán a un adulto que se incline sobre ellos y harán un sonido más o menos así: “grc”. Si el adulto muestra interés, sonríe, le da palmaditas o lo achucha y le dice “grc tú”, es muy probable que el niño siga haciendo ruidos. La respuesta del adulto le dice al niño “me gusta que hagas ruidos”. Si el adulto no le presta atención, tras unos cuantos intentos, el bebé desistirá. Un bebé al que alzan cuando llora aprende que este comportamiento tiene un efecto. Ese bebé se sentirá cada vez más seguro y capaz.

Aceptación. Por más que no nos guste, simplemente tenemos que aceptar algunas formas de comportamiento inmaduro sin apresurarnos a castigar al niño. Muchos padres se preocupan porque creen que pueden malcriar a los niños cuando éstos dan muestras de mal comportamiento o si no cumplen con las regalas, pero la imperfección es una característica de la falta de madurez y aceptarla es muy importante para obtener un CH alto.

Materiales de aprendizaje. Hace mucho tiempo me hice colaborador de la página web de Fisher-Price e hice mucho énfasis en la importancia del desarrollo de juguetes apropiados y materiales de aprendizaje. Todos los estudios que realizamos con el método HOME demostraron la importancia de este aspecto. Los juguetes que mejoran la coordinación entre las manos y la vista, la coordinación de los músculos largos y los cortos y la habilidad para clasificar y ordenar; los que proporcionan calidez y comodidad; y los que ayudan a estimular la capacidad de explorar y la creatividad son primordiales para un desarrollo óptimo.

Fomento de la madurez. Junto con la aceptación de la inmadurez, los padres tienen que animar al niño para que asuma gradualmente comportamientos más maduros: la capacidad de posponer la diversión, la de aceptar el hecho de que los demás también tienen necesidades, la de aceptar responsabilidades, la de aprender a comportarse y la de sentirse cómodo fuera del entorno familiar cercano.

Organización. Los hogares con un CH alto tienen un nivel razonable de organización sin llegar a la falta de flexibilidad. También disponen de un ambiente físico seguro y cómodo. Por ellos pasan gentes diversas y allí tienen lugar acontecimientos que impiden la monotonía.

Integración familiar. El último, pero en absoluto el menos importante, de los ingredientes del hogar con un CH alto es una familia cordial y bien avenida. Aquí se incluyen, pero sin limitarse a ellas, las familias en que hay un padre y una madre, las que se relacionan con sus parientes y las que emprenden juntas actividades recreativas.

Éstos son los componentes que juntos contribuyen a que el entorno familiar sea mejor, un entorno con un CH (coeficiente del hogar) alto. ¿Por qué no calificas el tuyo puntuando del uno al cinco (con el cinco como puntuación máxima) cada uno de los siete componentes para ver si llegas al menos a 30? Y comprueba en qué aspectos fallas y en cuáles estás bien. Si estos componentes se encuentran en tu hogar, no tienes que preocuparte demasiado por los episodios aislados de comportamientos inapropiados por parte de los padres. En efecto, el todo es mayor que la suma de las partes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 180 seguidores más

  • 1.073.441 visitas
A %d blogueros les gusta esto: