Escuela de Padres

Archive for septiembre 6th, 2012

Móvil

Posted on: 6 septiembre, 2012

Se ha convertido en un «rito iniciático o de paso», en una extensión del «yo», se personaliza mediante tapas, colores, iconos, sonidos de llamada, decoración, forma y tamaño.

Para reforzar su identidad personal y colectiva y emanciparse de sus progenitores, a los adolescentes les encanta utilizar teléfonos móviles y mensajería de texto, pues garantizan la «seguridad» de su contenido.

Los chicos valoran en forma extrema la posibilidad de emitir y recibir mensajes sin hacer uso de la palabra (voz). Además, no se trata de conversaciones cara a cara, donde muchos jóvenes se sonrojarían. Algunos niños con graves problemas de incomunicación con familiares y amigos buscan refugio en los chats, en «conversaciones sin rostro» mediante el contacto telefónico. Esta adicción cursa con un mayor alejamiento de la relación personal y unas facturas telefónicas de infarto. Obviamente, se precisa la intervención de especialistas para superar la dependencia.

Atención, bastantes jóvenes están simplificando y reduciendo mucho el lenguaje, mostrando desconocimiento de la ortografía y de la sintaxis con el uso abusivo de los SMS, de los correos electrónicos, lo que dificulta la correcta lectura y escritura dada la falta de comprensión.

Vivimos en una sociedad de la imagen donde existe dificultad para las argumentaciones y matizaciones del lenguaje. Per éste es necesario; el pensamiento que supera los planteamientos duales, el desarrollo cognitivo desde la transmisión de emociones, sensaciones y racionalizaciones, es esencial. Nunca como ahora se precisa introducir los debates socráticos, leer libros como la República de Platón.

Los móviles se utilizan de forma local. Los jóvenes hablan con sus compañeros de colegio, de barrio, de localidad. Piénsese que la carencia de hermanos (o de individuos del mismo género) les conduce a la denominada «hermandad virtual».

El teléfono móvil los ayuda a madurar, a planificar, a organizarse la vida. Pero primordialmente les facilita el sentir quiénes son, jóvenes entre jóvenes en un espacio propio, intransferible y privado. Les permite construir su entramado de valores, normas y comportamientos.

Los hijos creen que alcanzan la libertad respecto a sus padres (no es verdad, pues necesitan el apoyo económico para «recargar la tarjeta»). Y los padres desean que el hijo posea «móvil» con objeto de controlarlos, pero tampoco eso ocurre, pues al fin se socializan entre pares. Jóvenes con jóvenes. En fin, que las seguridades que transmiten los teléfonos móviles se han de poner en cuarentena.

El móvil puede generar adicción. Del uso pasan al abuso y a la dependencia. Hoy hay familias que se encuentran con facturas muy elevadas y algunos chicos no saben estar sin su móvil ni sin oír el sonido de los mensajes. Los padres desconocen lo que puede dar de sí un móvil o un juego de internet de esta generación llavero.

Con el móvil se pueden desencadenar conductas poco aconsejables, como grabar peleas, generar el morbo para verlas y provocarlas con este fin para su diversión.


septiembre 2012
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 180 seguidores más

  • 1.081.981 visitas