Escuela de Padres

Los niños y adolescentes y los peligros de las redes sociales

Posted on: 5 enero, 2013

Los adolescentes y preadolescentes socializan en línea a través de Facebook, Twitter, MySpace, salas de chateo, mundos virtuales, blogs…

Las redes sociales se han convertido en una de las mayores ventanas de comunicación on-line: cada día, grandes y pequeños se dejan seducir por estas ventajas, ya sea a la hora de contactar con amigos, ‘pasarse’ deberes y trabajos de clase o, simplemente, compartir las fotos del fin de semana. Más de una tercera parte de los jóvenes internautas españoles menores de edad ha publicado y administra un perfil en una red social (Tuenti es la preferida), y un 35% tiene más de uno, lo que les convierte en usuarios avanzados de esta herramienta de comunicación. Una herramienta que ese 70% de internautas que no han cumplido los dieciocho años y que son usuarios habituales de redes sociales emplean para “afianzar sus relaciones sociales reales”, si bien les resta tiempo para emplearlo en actividades de ocio tradicional. Una ventana que puede resultar de muchísima utilidad, pero que también presenta algunos riesgos, que es necesario conocer por adelantado para poder hacer un uso ‘saludable’ de Internet.

Entre los peligros que acarrea socializar en Internet se pueden mencionar el hecho de compartir demasiada información, o publicar comentarios, fotos o videos que pueden dañar la reputación o herir los sentimientos de otra persona. Otros de los problemas a los que se enfrentan estos jóvenes, muchas veces desconocidos, son la adicción o excesiva dedicación, el ciberacoso por parte de otros compañeros y sobre todo, la posibilidad de contactar con personas que pueden dañar su integridad física o psíquica.

Casi la mitad de jóvenes pertenece a una red social sin que sus padres lo sepan.1 de cada 3 adolescentes afirma haber contactado con desconocidos a través de Internet, la gran mayoría gracias a alguna de las redes sociales más populares, y lo que es más, hasta el 99% afirman utilizar habitualmente alguna de estas redes, con una media de conexiones de tres veces por semana.

Sólo el 47% de los padres saben de la ‘vida virtual’ de los jóvenes de la casa, y, en muchos casos, la mayoría desconoce a cuál pertenecen o cuáles son sus perfiles.

Aplicar el mismo criterio que se aplica en la vida real puede ayudar a minimizar esos riesgos. Es importante que ayude a su hijo a aprender a navegar por estos lugares de manera segura.

Cómo utilizar las redes sociales de forma segura:

* Establezca reglas para el uso de Internet.

Ponga unas normas claras que regulen el horario, tiempo de conexión y forma de uso de Internet y vigila su cumplimiento.

* Recuérdeles a los chicos que sus acciones en Internet tienen consecuencias

Una de las máximas de las redes sociales e Internet es: “Si no lo haces en la vida real, no lo hagas en la web”.

Las palabras que escriben y las imágenes que suben a los sitios tienen consecuencias fuera de Internet.

Los chicos deben publicar sólo aquello que no les moleste que sea visto por otras personas.

Una parte del perfil de su hijo puede ser vista por un público más numeroso de lo que usted o él desean, incluso si las funciones de seguridad están en nivel alto. Aliente a su hijo a reflexionar sobre el tipo de lenguaje que usa en Internet y a pensar antes de subir fotografías y videos a su página o alterar fotos subidas por otra persona. No se deben publicar o compartir imágenes propias o de amigos de las que se pueda arrepentir.

Recuérdele a sus hijos que la información que publican en línea no se puede eliminar.

Aunque elimine la información de un sitio, tendrá muy poco control sobre las antiguas versiones que quedan registradas en las computadoras de otras personas que pueden circularlas en línea.

Dígales a sus hijos que no finjan ser otra persona.

Explíqueles a sus hijos que es inapropiado crear sitios, páginas o subir material que aparenta pertenecer a otra persona, como por ejemplo un maestro, un compañero de clase o un personaje inventado.

* Dígale a los chicos que limiten el tipo de información que comparten

Ayude a sus hijos a comprender qué datos personales deben permanecer privados.

Explíqueles a sus hijos la importancia de no dar a conocer datos sobre sí mismos, sus familiares y sus amigos. El número de la Seguridad Social, domicilio, número de teléfono e información financiera familiar —números de las cuentas bancarias o de las tarjetas de crédito — son algunos ejemplos de información privada y así debe seguir.

Hable con sus hijos sobre evitar las conversaciones de contenido sexual en Internet.

Los resultados de las investigaciones demuestran que los adolescentes que no hablan de sexo con extraños tienen menos probabilidades de entrar en contacto con acosadores.

* Aliente los buenos modales en Internet

La buena educación es importante.

Usted les enseña a sus hijos a actuar con educación en el mundo real; hable con ellos sobre la importancia de ser amables y bien educados también en Internet. El intercambio de mensajes de texto puede parecer algo rápido e impersonal, pero aún así, en los mensajes de texto se usan comúnmente cumplidos como “porfi” o “grcs” (para abreviar por favor y gracias).

Bajando el tono.

Escribir mensajes de texto llenos de letras mayúsculas, o largas filas de signos de exclamación, o usar unas letras grandes y destacadas equivale a gritar. A la mayoría de las personas no le gusta que le hablen a los gritos.

* Limite el acceso a los perfiles de sus hijos

Use las funciones de privacidad.

Varios sitios web de redes sociales y salas de chateo ofrecen funciones de privacidad ajustables, esto le permite restringir el acceso a los perfiles de sus hijos. Hable con sus hijos sobre la importancia de estas funciones de privacidad y sus expectativas con respecto a las personas que deberían tener permiso para ver sus perfiles.

Pídale a sus hijos que creen un nombre de pantalla seguro.

Aliente a sus hijos a pensar en la impresión que pueden causar los nombres de pantalla. Un buen nombre de pantalla no debería revelar demasiada información sobre su edad, su lugar de residencia o su género.

Revise la lista de amigos de su hijo.

Posiblemente desee limitar la lista de “amigos” en línea a aquellas personas que su hijo realmente conoce.

* Hable con los niños sobre lo que hacen en Internet

Entérese de lo que están haciendo sus hijos.

Familiarícese con los sitios de redes sociales que usan sus hijos para entender sus actividades.

Pregúntele a sus hijos con quién se comunica en Internet.

Del mismo modo que usted quiere saber quiénes son los amigos de sus hijos en el mundo real, es buena idea que se entere con quién están hablando en línea.

Anime a sus hijos a confiar en sus instintos cuando tengan alguna sospecha.

Aliéntelos a que le cuenten si se sienten amenazados por alguna persona o se sienten incómodos con algo que ven en Internet.

3 comentarios to "Los niños y adolescentes y los peligros de las redes sociales"

[…] en internet. Nunca vienen mal unos consejos que os serán de utilidad y que podréis encontrar en este artículo que habla sobre como utilizar las redes sociales de una forma […]

Que buena reflexión, enseñarle a nuestros hijos y adolescentes las reglas para el uso de Internet y estar pendientes con quién se comunica nuestros hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: