Escuela de Padres

Archive for junio 26th, 2013

La adolescencia es también la época de construir proyectos vitales en los que se representa su futuro y la sociedad en la que vive. Esto les permite marcarse metas y plantearse hacia donde quieren ir, en quien les gustaría convertirse. Pero a la vez, se hacen conscientes de las limitaciones de la sociedad y de sus propias competencias.

Nuestro hijo o hija tiene un valor para sí mismo o sí misma y para el resto de gente y tiene que saberlo. El mundo está muy necesitado de personas que intenten mejorarlo (proteger el medio ambiente, erradicar la pobreza, promover la igualdad de derechos y la justicia, educar y desarrollar nuevos conocimientos a muy distintos niveles, mantener un nivel de vida digno para todos, conocernos mejor y desarrollarnos como personas, etc… ¡Hay tanto que hacer! Nuestro hijo o hija deben tomar contacto con esas necesidades y sentir que puede aportar, que tienen una meta, un sentido a su vida.

En la familia podemos crear esas bases de autoestima y confianza para que desde temprana edad construya un proyecto de vida poco a poco. Tener un proyecto, una ilusión por vivir, es lo que en resumen hace falta para tener la motivación suficiente para cuidarse, autorregularse y tener menos necesidad de realizar conductas de riesgo, como el consumo de alcohol u otras drogas, por ejemplo.