Escuela de Padres

Archive for agosto 24th, 2013

Resulta un recurso interesante para sosegar a un niño que llora o se muestra intranquilo (debe hacerse un uso limitado en las ocasiones y el tiempo de utilización del chupete).

Los bebés muestran placer con la actividad de la succión del pulgar -sustituto del pecho, que les da tranquilidad y seguridad- o del chupete, ya que poseen un alto grado de sensibilidad en la zona de la boca porque transitan por una fase evolutiva definida como real.

El chupete debe desaparecer cuando ya han salido los dientes, aproximadamente hacia los 18 meses del niño. Puede retrasar su aparición y deformar el paladar, por lo que cuanto antes se retire mejor.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 181 seguidores más

  • 1.091.102 visitas