Escuela de Padres

Cómo estimular la autoestima

Posted on: 14 octubre, 2013

La autoestima de las personas, incluyendo a los niños, depende de la correspondencia entre la visión que se tenga de uno mismo y la imagen ideal de cómo se quiere ser o qué cualidades le gustaría a uno tener; cuando estos dos polos están cerca, se tiene buena autoestima.

Los niños se enfrentan todos los días a retos: el colegio, los amigos, las notas, el deporte… algo que para un adulto puede pasar desapercibido, pero que no hay que minusvalorar, pues para un niño estos ámbitos son determinantes; los niños viven en un “mundo” en el que las pequeñas cosas se magnifican, a pesar de la visión lúdica que puedan tener de éste.

Cómo fomentar la autoestima del niño

Por ello, algún problema en el colegio, con los amigos, o ver que no se es bueno en algún deporte, puede mermar la autoestima del niño. Ante ello, los adultos deben ser receptivos para advertirlo y procurar ayudarle a que cambie. ¿Cómo?

– Desarrolla su sentido de la responsabilidad: logra que se comprometa contigo a realizar alguna tarea, y exígele luego verla cumplida.

– Implícale en la toma de decisiones cuando se dé algún problema doméstico, mostrando que tienes en cuenta su opinión y las soluciones que proponga; le hará sentir valorado y competente.

– Prémiale cuando cumpla las tareas que habéis acordado o haga algo positivo aunque no se lo hayas pedido; así reforzarás su buena conducta y le estimularás para que sea proactivo y no se limite a hacer lo que se le manda.

– Procura que aprenda a resolver sus propios problemas: implícate en su proceso de toma de decisiones y guíale, pero no le des la solución.

– Ayúdale a ver sus fallos como oportunidades para aprender y mejorar y estimúlale para que lo haga. Puedes hacerle preguntas como ¿qué crees que has hecho mal? ¿cómo puedes mejorarlo para que no vuelva a suceder?

– A la hora de hacer críticas, hazlas de tal manera que el niño vea que la crítica recae sobre “algo” y no sobre él; dile que te entristece un mal resultado en un examen, en lugar de decirle que es un mal estudiante. Él verá por sí mismo que es el responsable de lo que ha sucedido.

– No hagas comparaciones entre sus actos y los de sus amigos o hermanos.

– La principal fuente de autoestima en los niños es el trato que recibe de quienes le rodean: familiares, profesores, amigos… Por lo tanto es fundamental que reciba todo el cariño de sus padres, pero sin que caigáis en la sobreprotección.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 180 seguidores más

  • 1.073.449 visitas
A %d blogueros les gusta esto: