Escuela de Padres

Pie plano, ¿cómo saberlo?

Posted on: 17 septiembre, 2015

Aunque no es una complicación que afecte en gran medida la salud de los niños, sí puede resultar molesto y algo incapacitan. Por eso, aprenda a identificar sus síntomas y consulte a tiempo.

El momento en que lo niños dan los primeros pasos, así sean imprecisos y caigan, es uno de los logros que más celebran los padres. Hacia los 3 años de edad, esos pasos irregulares se van tornando seguros, firmes y ligeros, pero si esto no sucede, surge la preocupación sobre qué puede estar pasando con sus hijos.

Es posible, en estos casos, que tengan una malformación muy común denominada pie plano, que puede presentarse en distintos grados y causar molestias específicas, como dolor en las piernas, cansancio y agotamiento al caminar o realizar actividades.

El Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, en Bogotá, registró 225 pacientes que consultaron por pie plano (en el 2012), y, de este grupo, el 8,4 por ciento requirió algún procedimiento quirúrgico, en su mayoría por presencia de cambios rígidos y no flexibles como debería ocurrir normalmente.

¿Pero en qué consiste el pie plano?

Lo primero es determinar que se trata del pie plano laxo, pues, como lo indica el médico cubano Néstor Marín, especialista en ortopedia y traumatología de la Clínica Partenón y Compensar, existe también el pie plano rígido, con otras características y consecuencias distintas.

Así se presenta

El pie plano laxo es una patología que puede detectarse a partir de los 3 años edad. Antes de ello se sospecha, sin confirmar, pues tiende a confundirse con otras condiciones complejas y diferentes del pie.

“Los niños nacen con pies de aspecto plano, y hasta los 3 ó 4 años de edad se define con la formación del arco plantar. En los niños con laxitud (elasticidad) de ligamentos, muy común, el pie persiste plano y en algunos de ellos, no en todos, hacia esa edad empiezan a darse los síntomas de que algo falla”, indica Iván Carlos Uribe Prada, médico ortopedista infantil de la Sociedad Colombiana de Ortopedia y Traumatología.

Además, el inicio de la marcha los niños ponen el pie completo y recto en el piso, lo que no deja ver si tiene o no el arco. Es común que los niños lo presenten a causa de la “grasa del bebé”, que aún se encuentra en esta zona, y porque los ligamentos son todavía muy elásticos.

Todo esto sumando, lleva al colapso del arco del pie que no se forma claramente, desencadenando el pie plano. En casos normales, el arco debe ir formándose en los primeros años de la infancia, como parte de los procesos normales de crecimiento de ligamentos, músculos y huesos.

En casa, identifique los síntomas

En el recién nacido, el examen físico de los médicos permite identificar las anomalías tempranas del pie, “entre estas, diferenciar el pie plano postural laxo del pie plano rígido congénito, dice el doctor Javier Zárate Mandini, médico ortopedista del Hospital Infantil Los Ángeles, de Pasto. Pero insiste en que solo a partir de los 3 años algunos niños con pie plano flexible laxo, el que nos ocupa, presentar dolor en el pie o la pierna relacionado con sus actividades”.

El doctor Marín sugiere a los padres que, a partir de los 3 años, empiecen a mirar la forma del pie interno, verifiquen la existencia del arco y que, sobre todo, estén atentos a las actitudes de los niños o a lo que manifiesten: como que están cansados o que les duele las piernas. “Ellos acostumbran a decir que los carguen en cortas caminatas de solo unas manzanas. Esto puede ser una señal de avisto”.

Para Zárate Mandini, las características del pie están determinadas por la genética de los padres. “Generalmente, los pies planos son flexibles tanto en adultos como en niños, lo relevante es que no presenten síntomas que afecten las actividades del diario vivir sin importar el aspecto del arco plantar”.

El doctor Uribe complementa diciendo que los niños también pueden quejarse frecuentemente de dolores en rodillas y los mismos pies, “y es posible que al caminar se caigan sin tropezar con obstáculo alguno. Estos niños son los que deben recibir tratamiento”.

El pie plano es a menudo una afección compleja, con síntomas y grados variables de deformidad e incapacidad, pero que al final resulta ser algo no tan grave en materia del desarrollo y formación.

El doctor Zárate recomienda la consulta temprana en los casos de historia familia en la que el pie plano sintomático exista, y en aquellos pacientes que presenten síntomas relacionados con las actividades de su diario vivir.

El tratamiento

Lo primero es solicitar una cita con el pediatra para comentarle lo que han notado en el niño en relación con sus pies y las molestias que refiere. De ser el caso, él lo remitirá con el especialista para determinar si existe pie plano laxo y el tratamiento a seguir.

Entre las medidas de acción, en el pasado se utilizaban los zapatos ortopédicos, o algunos ejercicios como caminar en puntas o realizar terapias con botellas. Sin embargo, estos recursos son parte de la historia, pues se ha verificado que no remedian la anomalía.

Ahora, como lo indica el ortopedista Iván Carlos Uribe, los síntomas pueden controlarse con el uso de plantillas especializadas y diseñadas bajo fórmula médica, casi personalizadas.

“La aparición del arco, llamado popularmente “candado”, no depende del uso de estas plantillas y no siempre se da. Con frecuencia, después de los 8 años de edad, los síntomas de cansancio o dolor desaparecen y no se requiere más el uso de plantillas, aunque el aspecto del pie siga siendo plano”.

Astrid López Arias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: