Escuela de Padres

Cuando se irrita el culito

Posted on: 19 septiembre, 2015

La dermatitis en esta área es una de las afecciones más comunes en los bebés, las cual se puede prevenir y controlar fácilmente.

Uno de cada tres niños, en promedio, puede llegar a sufrir de irritación en la zona genital, un tipo de dermatitis de contacto que causa irritabilidad por posibles lesiones o infecciones.

Así lo explica el dermatólogo Ricardo Flaminio Rojas, al decir que “este tipo de dermatitis surge porque la piel no puede transpirar y, además, como es una zona húmeda en contacto con la orina o materia fecal se altera el ph de la piel y se da la irritación”.

De la misma forma, Clara Patricia Ordóñez, dermatóloga pediatra, comenta que esta irritación tiene que ver con factores como la excesiva hidratación del área, el ph alto asociado con la presencia del amoniaco (producto de la descomposición de la orina), irritación por las enzimas de las heces y la proliferación de bacterias, lo que altera la función de barrera de la piel.

Por esta razón, los primeros síntomas serán de enrojecimiento y molestia del bebé. Sin embargo, si no hay un tratamiento adecuado puede llegar a aparecer una infección por hongos o bacterias.

“Como se afecta la capa más superficial de la piel, tan pronto aparece la dermatitis se ve la zona con un poquito de eritema (inflamación) y descamación, pero cuando la complicación avanza se presentan irritaciones y llegas, aumentando la molestia del bebé que va del llanto a la inapetencia”, dice Iván Pérez, dermatólogo y docente de la Universidad El Bosque.

Por su parte, Marta Martínez, médica asesora de Pequeñín, Grupo Familia, dice que este tipo de irritación es muy frecuente en los bebés, pero no es causa de preocupación, pues las mamás y quienes están a cargo de los niños tienden a sentirse culpables. “No han fallado en su labor al presentarse casos aislados, pero si hay que tomar las precauciones para evitarlo. Es importante anotar que la irritación del área del pañal, si se maneja adecuadamente, debe mejorar en 2 ó 3 días, de lo contrario pueden existir complicaciones que ameritan examen y tratamiento médico”.

¿Qué hacer y qué no?

Los especialistas recomiendan limpiar la zona con palitos libres de alcohol y perfume, así como asear con agua y jabones con ph neutro, pues los jabones alcalinos alteran el ph de la piel.

Y en los casos en que ya se presente la complicación, además de las anteriores prácticas se debe aplica runa crema que actúe como barrera. Se encuentran muchas en el mercado y la mayoría tienen en su composición óxido de zinc, en diferentes concentraciones, lo ideal es consultar con el experto para encontrar la más apropiada.

Tenga en cuenta que la prevención debe ser continua, incluso si el bebé ya tuvo un episodio de dermatitis, pues como lo explica Ordóñez, “la complicación puede reaparecer bien sea por los factores mencionados o por enfermedades como los síndromes de malabsorción intestinal (dificultad para absorber los nutrientes provenientes de los alimentos), alteraciones congénitas del tracto gastrointestinal o reacciones tóxicas.

Tenga presente

Recuerde que el mejor cuidado casero es el cambio del pañal y el buen aseo.

  • Antes de poner el pañal, exponga el culto del bebé al viento para que se mantenga seco.
  • Al poner el pañal, no lo deje muy apretado, es ideal que entre aire.
  • No aplique, en ningún caso, contriciones de alta potencia que afectan la piel.
  • Después del baño, seque muy bien la zona.
  • Evite el uso de remedios caseros como los implantes de avena o baños de vinagre, porque pueden generar más infección.
  • No olvide que esta situación es común en los bebés, por lo que las madres y cuidadoras no deben sentirse culpables, sólo tomar las precauciones pertinentes
  • Acuda a un dermatólogo pediatra si persisten o se extienden las lesiones a áreas como los pliegues, o aparecen pústulas para descartar otras enfermedades como la dermatitis seborreica, la psoriasis, la dermatitis atópica o la sobreinfección con hongos o bacterias.
  • Procure que el baño sea corto.
  • No use talcos, favorecen la sobreinfección con hongos o bacterias.
  • No aplique cremas sin prescripción médica.
  • Elija un pañal con buena capacidad de absorción, y, por ratos, deje al bebé con el culto al aire para que la piel de la zona pueda respirar y él tenga la sensación de libertad.

Paola González Osorio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: