Escuela de Padres

Trombofilia

Posted on: 5 octubre, 2015

Es una enfermedad que puede aparecer en el embarazo, es silenciosa y no permite que el bebé se desarrolle. Cuando existen pérdidas de embarazo recurrentes, ésta puede ser una de las razones. Solo hay que realizarse un examen no invasivo que lo detecta a tiempo para empezar el tratamiento diario. ¿Por qué no se indica el estudio para detectar este trastorno entre los controles obligatorios? La importancia de un diagnóstico precoz.

Para una mujer que está buscando un hijo, las dos rayitas en el test de embarazo casero (o el signo positivo, porque en realidad ya los hay más sofisticados y pensados para la ansiedad de ese momento en que lo menos que podemos hacer es identificar si hay una o dos rayitas) es de las mejores noticias que seguramente podrá recibir.

Ahora, cuando el destino parece empeñarse en que este hijo no llegue, ale otro de la pérdida de un embarazo, o de un parto prematuro con las complicaciones que eso significa, se le suma la duda del porqué.

Es verdad, y las estadísticas lo indican, que un porcentaje de embarazos no prosperan por lo que se conoce como aberración cromosómica, una falla en el momento en que se unen la información genética del óvulo y el espermatozoide, que el propio organismo detecta y desecha.

Y pese a que otro gran porcentaje de abortos espontáneos tienen una causa (y muchas veces una solución), la medicina a veces parece empecinarse en dilatar estudios y, por ende, diagnósticos y en definitiva, soluciones.

Los trastornos de la coagulación son uno de esos casos en los que el criterios médico recomienda hacer el análisis para detectarlos recién cuando la mujer haya perdido dos o más embarazos.

¿La causa? “Porque la trombofilia no representa un problema de salud pública en que la relación costo-beneficio justifique hacer el estudio a todas las mujeres. Además de dos pérdidas consecutivas de embarazos, deben evaluarse otros criterios para estudiar a la mujer para trombofilias”, aseguran los especialistas. Lamentablemente se detecta luego de varias pérdidas de rutina. Si bien esta enfermedad no afecta a la mamá, por eso se le dice que es una enfermedad silenciosa, el bebé no llega a desarrollarse más allá de los 3 meses de gestación porque no pasa alimento por los conductos que están con trombosis.

Dado este cuadro de situación el médico realiza estudios y se detecta, en muchos casos, la trombofilia. Existe un simple tratamiento diario donde se receta una inyección en la panza, que se aplica la mamá a ella misma, y eso soluciona la trombofilia, llegando a un parto feliz y saludable. Estos estudios no se realizan como protocolo de rutina en todas las mamás embarazadas durante el primer trimestre. Y su detección y tratamiento es relativamente nuevo, desde hace pocos años atrás.

El Dr. Javier Casavilla, ginecólogo y obstetra, nos responde al siguiente cuestionario para saber un poco más qué se trata.

¿Qué es la trombofilia?

Las trombofilias son desórdenes de la coagulación de la sangre con tendencia a la hipercoagulabilidad (formar coágulos o trombos).

Estas tendencias son frecuentes, ya que alrededor del 10% de la población es portador de este rasgo.

Pueden ser totalmente asintomáticas, pero se asocian a un mayor riesgo de trombosis tanto en hombres como en mujeres.

El riesgo de trombosis en mujeres aumenta durante el embarazo y el puerperio, durante la toma de anticonceptivos orales que contengan estrógeno, con el uso de hormonas que se usan en la estimulación ovárica en los tratamientos de fertilización asistida y con el uso de terapia de reemplazo hormonal durante la menopausia.

Este trastorno sanguíneo produce coágulos o trombos que interrumpen parcial o totalmente la circulación sanguínea dando como resultado un trastorno de la oxigenación.

Es entonces la inadecuada circulación lo que determinan todas las manifestaciones de la trombofilia. Además de la trombofilia obstétrica cabe aclarar que existe como una enfermedad clínica que puede producir trombosis arterial dando un infarto agudo de miocardio, accidente cerebro vascular, o venosa produciendo una trombosis venosa profunda o un tromboembolismo pulmonar.

Se clasifica en: congénitas o adquiridas por alguna enfermedad, por ejemplo el lupus eritematoso sistémico.

¿Se deben realizar estudios antes de quedar embarazada?

Solo se debe investigar cuando hay antecedentes que hicieran pensar la probabilidad de una trombofilia. No son estudios de rutina.

¿Por qué es importante un diagnóstico temprano y certero?

Es muy importante el diagnóstico certero porque además de prevenir un infarto o ACV en pacientes jóvenes también se previenen casos de síndrome antifosfolipidico, los cuales, con tratamiento se llega a un 85% de éxito y sin tratamiento solo se alcanza el 20%.

¿Qué estudios hay para detectarla?

Para la trombofilia congénita se realizan estudios como:

Dosaje de antitrombina

Dosaje de la proteína C

Dosaje de la proteína S libre, investigar la presencia de polimorfismo de factor V o polimorfismo de la protrombina.

Para la trombofilia adquirida se realizan estudios como:

Dosaje de anticuerpo anticardiolipina

Dosaje de anti B2 glicoproteína 1, anticoagulante lupico.

¿Las pérdidas recurrentes en el embarazo tienen que ver con la trombofilia?

Sí, el 15% de los casos de aborto recurrente se deben a esta enfermedad.

¿Qué otras consecuencias tiene en la mujer embarazada?

Las posibles complicaciones son: aborto recurrente, parto prematuro, desprendimiento prematuro de la placenta normoinserta, hipertensión arterial durante el embarazo, restricción de crecimiento intrauterino pudiendo llegar a producir la muerte fetal.

¿Qué controles deben realizarse durante y después del embarazo?

Un equipo multidisciplinario debería controlar intensamente a este tipo de pacientes, obstetra, hematólogo, inmunólogo, ecografista.

¿Qué tratamientos se pueden realizar?

Se basan fundamentalmente en evitar la trombosis y se administra aspirina/heparina a través de inyecciones diarias en la panza que la mamá se las puede aplicar a ella misma.

Estas inyecciones diarias en la panza, ¿tiene alguna contraindicación?

La heparina de bajo peso molecular es la que se utiliza normalmente. Por eso no tiene contraindicaciones fetales por no atravesar la placenta.

¿El parto puede ser natural o se programa cesárea?

El parto puede ser natural si no existen otras contraindicaciones para el mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: