Escuela de Padres

Divorcio, ¿cómo decirle a los niños?

Posted on: 6 octubre, 2015

La separación es un proceso tormentoso para toda la familia y en especial para los niños. Es necesario saber cómo manejar el antes y después para evitarles daños psicológicos y emocionales.

Anthony, de cuatro años, empezó a mojar de nuevo la cama, Emily de 7 años presentó una etapa severa de rebeldía y Adrián de 10 años casi pierde su año lectivo. Según la psicóloga Erika Bermúdez, todos tenían un factor en común: sus padres se divorciaron: “El divorcio es inevitablemente un proceso tormentoso para la familia. Siempre va a ser una noticia difícil de comunicar a los niños y un impacto emocional para ellos. Es común recibir casos de niños con trastornos del comportamiento y psicológicos muy significativos debido a un mal manejo de la comunicación sobre el divorcio de sus padres”, agrega la psicóloga.

No obstante, aunque no podemos hacerles inmunes a lo que sucede en su entorno, sí podemos guiarlos para minimizar el impacto y que la adaptación sea positiva. La psicóloga explica que el primer paso es la comunicación efectiva. Sin importar la edad que el niño tenga, siempre debe conocer la noticia de boca de sus padres en una reunión seria, controlada y con la presencia de ambos.

Pero ¿qué decirles y qué no? La psicóloga infantil Erika Bermúdez y la psicopedagogía Carolina Herrera señalan estos consejos básicos:

Antes de hacer maletas. No se debe dar la noticia en el mismo momento en que alguno de los padres hace las maletas para salir de casa. Lo recomendado es que -una vez que los padres tomaron la decisión- se les anuncie a los niños y se deje un pequeño período de asimilación de mínimo una semana para reducir el choque inicial. “Papá ya no vivirá con nosotros a partir de este viernes”, por ejemplo.

Cero mentiras. Lo más importante es ser claro. Hay que adaptar el lenguaje a la edad del niño y su capacidad de entender, pero nunca darle información falsa. Por ejemplo, se debe evitar las historias como “papá se va de viaje por un tiempo”, “papá vivirá en otra casa más cerca del trabajo”, “papá se irá de casa para acompañar a tu abuela”, etc. “Tampoco es sano decirles que la decisión es temporal o que pronto se arreglará. Si la decisión es definitiva, esa información le generará una expectativa falsa y el niño se sentirá engañado”, agrega Bermúdez.

Rompen los esposos, no los padres. Es importante señalar que la decisión ha sido tomada por situaciones propias de los adultos, que no tienen nada que ver con ellos. El niño debe entender que papá y mamá ya no van a estar juntos como esposos, pero sí como padres. Lo que significa que no ha perdido a ningún de los dos, que los dos van a estar juntos cuando los necesite: en su cumpleaños, en su graduación, cuando esté enfermo, cuando tenga una presentación, etc. “El principal error es que se les explica mal la situación y ellos creen que nunca más van a ver a alguno de los padres, por lo que no entienden la realidad de la circunstancia”, explica Herrera.

Claro, pero sin detalles. Aunque es necesario ser claro y sin mentiras, hay información que es mejor no revelar. Con esto nos referimos a los motivos concretos de la separación. Por ejemplo, nunca hay que confesarles que alguno de los dos padres fue infiel o que los celos destruyeron la relación. “Además, hay que evitar las ofensas, las malas caras o las indirectas mientras se le explica al niño que decidieron vivir separados”, agrega Bermúdez.

Pero aún siguiendo esos consejos, cada niño asimila la noticia de forma distinta según su edad y su capacidad de adaptación, por lo que es normal que surjan algunos cambios en su comportamiento durante los primeros meses de la separación; entre ellos están cambios de humor como rebeldía o sensibilidad, cambios significativos en el nivel académico -como desconcentración y desinterés por el estudio-, falta de apetito e incluso regresiones, como volver a mojar la cama o no querer dormir solo.

“Sin embargo, cuando logran la nueva adaptación a la situación, estos síntomas desaparecen. Solo si los síntomas son incontrolables o permanecen más allá de los primeros días, será necesario consultar a un especialista”, concluye la psicopedagogía Carolina Herrera.

Consejos tras el divorcio

  • Cumplir el régimen de visitas; nunca negar el acceso al niño ni fallar en las visitas programadas.
  • Nunca discutir frente a los niños de ningún tema, mucho menos sobre el dinero de la pensión o reclamos por la separación.
  • Nunca hablarle mal a los hijos de la ex pareja. Dejó de ser su parea, pero no dejó de ser el padre o madre.
  • Ponerse de acuerdo en decisiones importantes como lo que es permitido o no, la escuela a la que asiste, etc.
  • No separarlos de la familia del padre que se fue, como tíos, primos y abuelos.
  • Mantener sus rutinas lo más intactas posibles, la forma de llegar a la escuela, sus espacios de ocio, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: