Escuela de Padres

Verdadero o falso sobre las tareas escolares

Posted on: 27 abril, 2016

1. La tarea escolar sólo debe asignarse a los estudiantes del cuarto grado para arriba.
Falso. La tarea escolar puede tener muchos beneficios para los alumnos de los grados primarios. Puede mejorar la capacidad del alumno para recordar y entender el trabajo académico en la clase. La tarea escolar puede ayudar a los alumnos a cultivar las aptitudes de estudio que les serán de valor incluso después de terminar sus estudios académicos. Puede enseñarles que el aprendizaje no sólo ocurre en el aula sino en cualquier parte. La tarea escolar también puede beneficiar a los niños de manera más general. Puede inculcar en ellos rasgos de carácter más positivos tales como la independencia y la responsabilidad. La tarea escolar puede enseñar a los niños y los jóvenes cómo manejar el tiempo. Los expertos concuerdan en que la cantidad de tarea escolar debe depender de la edad y la capacidad de cada estudiante.

Muchos grupos nacionales de maestros y padres, incluyendo la Asociación Nacional de Padres y Maestros (National Parent Teacher Association o PTA), sugieren que la tarea para los niños en el jardín infantil al segundo grado es más eficaz cuando no excede de 10 a 20 minutos cada día. Entre el tercero y el sexto grado, los alumnos pueden beneficiarse de 30 a 60 minutos de tarea por día. Los estudiantes de la escuela secundaria media y superior, es decir, junior high school o high school, pueden beneficiarse de mayor tiempo de tarea, y la cantidad puede variar de una noche a otra. La lectura en casa es particularmente importante para los niños pequeños. La tarea de lectura puede hacer que el tiempo total dedicado a la tarea sobrepase por un poco los tiempos sugeridos anteriormente.

2. La tarea asignada debe centrarse sólo en un aspecto del aprendizaje.
Falso. La tarea suele tener uno o más propósitos. El propósito más común es poner los estudiantes a practicar el material ya presentado en la clase. La tarea de práctica tiene como finalidad reforzar el aprendizaje y ayudar al estudiante a dominar aptitudes específicas. La tarea de preparación es para dar una introducción del material que se presentará en futuras lecciones.

Estas tareas tienen por objetivo ayudar a los estudiantes a aprender mejor el nuevo material cuando éste se trate en la clase. La tarea de extensión requiere a los estudiantes aplicar a nuevas situaciones las aptitudes que ya poseen. La tarea de integración requiere que el estudiante aplique diversas aptitudes en un solo trabajo, como por ejemplo las reseñas de libro, los proyectos de ciencia o la creación literaria.

3. Si un alumno tiene dificultades con su tarea, los padres deben pedir ayuda al maestro o a la escuela.
Verdad. Estar informados sobre las tareas escolares puede ayudar a los padres a participar en el proceso de enseñanza de manera positiva y acelerar el aprendizaje de su hijo o hija. Puede dar a los padres información de primera mano sobre lo que los estudiantes están aprendiendo y cómo le está yendo a su hijo o hija en la escuela. También puede darles una oportunidad de expresar actitudes en favor de la importancia de la tarea para el éxito en la escuela. Conversar con los maestros sobre la tarea puede ayudar a los padres a comprender lo que se espera de los estudiantes y, por lo general, mejorar la comunicación entre la familia y la escuela. Según indican las investigaciones, la participación de los padres puede tener un impacto positivo o negativo en el valor de la tarea escolar. Aunque los padres deben tratar de no entrometerse en el cumplimiento independiente de la tarea de sus hijos, si un alumno está teniendo dificultades con la tarea, los padres deben intervenir planteando el problema con el maestro y preguntando cómo pueden ayudar a remediar la situación

4. Toda la tarea escolar tendrá un impacto positivo en los estudiantes a largo plazo.
Falso. Cuando la tarea escolar no se asigna ni se supervisa de manera apropiada, ella también puede tener un efecto negativo en los alumnos. Los educadores y los padres se preocupan por que los estudiantes lleguen a aburrirse si se les exige dedicar demasiado tiempo a la tarea escolar. La tarea escolar puede impedir que los jóvenes y los niños participen en actividades recreativas y de la comunidad, las cuales también pueden enseñarles aptitudes importantes para la vida. La tarea escolar puede resultar en rasgos de carácter indeseables si induce a las trampas y la deshonestidad, ya sea copiándole la tarea a otro estudiante o recibiendo ayuda hasta tal grado que sobrepase el nivel apropiado de atención particular, es decir, la tutoría normal. Para los educadores y los padres, no se trata de cuál de las listas de efectos, la de los positivos o los negativos, sea la correcta. Hasta cierto punto, ambas son correctas. Pero, a los padres y los educadores les corresponde aprovechar al máximo los beneficios de la tarea escolar y reducir al mínimo los costos. Las reglas y las prácticas de tarea escolar deben darles a los maestros y los padres suficiente flexibilidad para tomar en cuenta las necesidades y circunstancias particulares de los estudiantes.

De esa manera, pueden maximizar los efectos positivos de la tarea escolar y minimizar los negativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: