Escuela de Padres

Edad adulta

Posted on: 5 octubre, 2016

El desarrollo, entendido como proceso natural, progresivo e irreversible concluye propiamente con el final del estado juvenil. La evolución del hombre continúa A través de la edad adulta y de la senectud, su personalidad se verá sometida a graduales transformaciones y variaciones notables. Estas transformaciones son debidas a tres elementos:

– a los condicionamientos Biológicos

– al influjo del entorno físico y cultural; este último diferente según la época, lugar, estamento social…

– a la acción del yo voluntaria y libre

La edad adulta puede dividirse en tres periodos:

a) La adultez temprana.- Se extiende desde los 21 años a los 32, aproximadamente. Sus limites de separación con la edad juvenil son hasta tal punto inciertos que muchos de los rasgos de periodo son similares a los del estadio anterior. Entre los rasgos generales que caracterizan este periodo cabe citar la consecución de la plena madurez corporal; en lo concerniente a su carácter, una gran vitalidad y un gran realce de la individualidad. El hombre experimenta la necesidad de expansionarse, desea el éxito, la promoción social, la influencia. Llevado por la experiencia de sus vivencias el sujeto se siente optimistas. Al comienzo de esta edad temprana se encuentra el periodo de la “determinación no especifica y provisional”. Esto se refiere tanto al hecho de mantener una relación estable como a la definitiva elección profesional.

b) La adultez media.- se extiende desde los 32 a los 44 años aproximadamente. Este periodo constituye el punto más elevado de la maduración de la edad adulta. Esta edad lleva al individuo a una estabilización general de su personalidad. La afectividad cede a favor de una actitud frente a la vida más seria y reflexiva en esta etapa, el adulto conoce sus facultades y limitaciones, está seguro de sus objetivos, y aunque ya no tiene el empuje de su juventud, lo suple con una mayor seguridad de si mismo, constancia y resistencia que le capacitan para un máximo rendimiento profesional. Lo normal es que en esta edad las personas se caractericen por su fortaleza de carácter, su firmeza de sentimientos, su fidelidad y su lealtad.

c) La adultez tardía.- Se extiende desde los 44 hasta el comienzo de la senectud (60-65 años). Este periodo es sentido por el individuo como una etapa de decadencia biológica e implica también crisis psicológicas. Los procesos corporales que motivan este descenso son alteraciones de las glándulas de secreción interna, principalmente las sexuales. Como fenómenos psíquicos cabe citar la presencia de un cierto cansancio general, pérdida de plasticidad y depresión, sentimiento de inferioridad. Estos sentimientos y estados de ánimo afectan a la vida tanto profesional como de pareja del sujeto. Al darse cuenta de que se van deteriorando, los individuos pueden reaccionar con multitud de actitudes. Las más frecuentes son el aferrarse a la idea de la juventud, viendo en ella solo el lado positivo y en el envejecer el lado negativo, el buscar experiencias nuevas compensando a las que no han terminado de satisfacerles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: