Escuela de Padres

Archive for noviembre 8th, 2016

2. Aprende a leer las conductas de tus hijos y enséñales a que también ellos lo hagan.

  • Ignora las conductas inadecuadas no destructivas que tratan de atraer tu atención.

A veces una conducta no es lo que parece. Detrás de un mal comportamiento, como orinarse cuando ya lo tenía superado o lloriquear o pegar a su hermano…, puede haber una necesidad de llamar la atención y de sentirse querido.

Centrarnos en atajar esas conductas puede llevar a que se repitan cada vez más frecuentemente, puesto que consigue el objetivo pretendido de que le hagamos caso.

Será necesario ignorarlas y, simultáneamente, atender a su demanda de afecto.

  • Ayúdale a comprender sus sentimientos pero señálale los límites.

En muchas de las discusiones, sobre todo con adolescentes, lo que se discute no es sino la manifestación de algo diferente que no se logra expresar.

Ante un “te odio”, sería equivocado tomárselo como algo personal. Si está dicho en el contexto de una prohibición de salir por la noche, por ejemplo.

  • Traduce el sentimiento latente: “Sé que te resulta duro no estar con el resto de los amigos, pero mañana tenemos que salir temprano” y

mantén la negativa con firmeza: “No voy a repetirte las razones de mi negativa ni a tener en cuenta lo que me dices en este momento de rabia, aunque me duela”.


noviembre 2016
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 175 seguidores más

  • 1.015.881 visitas