Escuela de Padres

Factores implicados en el desarrollo de la propensión a la violencia

Posted on: 25 marzo, 2019

Teorías genéticas

En el estudio de las conductas violentas, ocupa un lugar importante la tesis de que las personas que tienen propensión a la violencia lo hacen impulsadas por sus rasgos caracteriales innatos que les obligan a responder a los estímulos ambientales o a las demandas del entorno con agresividad. Desde este punto de vista, la violencia estaría determinada desde el momento del nacimiento.

Teorías ambientalistas

Por otro lado, tenemos todas las teorías ambientalistas que propugnan que cualquier individuo, al margen de su genotipo particular, aprende actitudes y valores que lo inclinan hacia la agresividad y la conducta violenta o no, dependiendo de una enorme cantidad de variables relacionadas con el aprendizaje.

En definitiva, ante la cuestión de si la persona violenta “nace” o, si por el contrario “se hace”, nosotros asumimos una posición intermedia que trata de conciliar las teorías genéticas y las ambientales.

El potencial violento

La evidencia experimental más sólida, da a entender que existe en cada uno de nosotros un potencial agresor y que esta tendencia que en el pasado más remoto contribuyó a la supervivencia de la especie, en la actualidad es inadaptativa en una sociedad que castiga los comportamientos violentos.

La influencia del aprendizaje

Sin embargo, la tendencia innata del ser humano a la violencia puede ser modelada por el aprendizaje… Se puede aprender en relación a la expresión de la violencia, el problema radica en que este aprendizaje funciona en los dos sentidos: se puede entrenar la capacidad de control de la agresión o, por el contrario estimular su expresión.

La responsabilidad del educador y la familia

Así las cosas, podemos apreciar la responsabilidad fundamental que los educadores en particular, el Sistema Educativo en general y, por supuesto la familia, tienen en el problema cada vez más acuciante de la violencia. La

cuestión deja de ser si el violento “nace o se hace”, la pregunta debe centrarse en ¿cómo la educación puede conseguir que el potencial violento no exprese su tendencia a la agresión? ¿Cómo se puede inhibir el instinto básico de agresión para que no se manifieste?

¿Una sociedad hipócrita?

Todo este razonamiento se complica tremendamente y es posible matizarlo hasta el infinito cuando se coloca en el marco de una sociedad ciertamente ambigua hasta el punto de la hipocresía que afirma detestar la violencia, la

castiga de hecho con severidad, mientras que la idealiza, la alaba y la dispensa a través de los medios de comunicación, cine, entretenimiento, etc, proporcionando modelos de violencia a los mismos niños que pretende educar en la paz , la tolerancia y el respeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: