Escuela de Padres

Archive for the ‘Educación’ Category

Los alumnos tienen que comprender las relaciones con el medio en el que estamos inmersos y conocer los problemas ambientales y las soluciones individuales y colectivas que pueden ayudar a mejorar nuestro entorno. Hay que fomentar la participación solidaria personal hacia los problemas ambientales que están degradando nuestro planeta a un ritmo preocupante.

Los alumnos deben comprender las relaciones con el medio que les rodea y dar respuesta de forma participativa a los problemas ambientales locales y mundiales.

Contreras (1998), establece los objetivos que la Educación Ambiental desarrollará en el alumnado:

  • Observar y escuchar el medio ambiente de forma espontánea y libre.
  • Disfrutar el entorno de forma compatible con su conservación.
  • Adquirir una profunda sensibilidad y respeto por el medio ambiente y desarrollar una actitud de responsabilidad liada su protección y mejora.

Las actividades en la naturaleza suponen una oportunidad inigualable de desarrollar la Educación Ambiental. Desde un senderismo hasta una acampada, ofrecen la posibilidad de conocer, valorar y respetar los espacios que nos rodean. En este sentido es muy importante desarrollar juegos y deportes que sean respetuosos con la flora y la fauna (juegos sensoriales, de orientación, de limpieza…) y ser críticos con aquellos que pueden perjudicar al ecosistema.

Otra posibilidad es llevar a clase materiales de desecho que puedan ser utilizados en lugar de convertirse en basura, y también recogiendo esta de forma selectiva llevando cada material al contenedor que corresponda (papel, plástico, materia orgánica…)

La Constitución española comienza con el derecho a la igualdad sin distinción de sexos, razas o creencias. Sin embargo, una parte de la sociedad sigue siendo intolerante por lo que se hace imprescindible transmitir al alumnado este derecho de la humanidad. Las discriminaciones derivadas de la pertenencia a un determinado sexo son de tal envergadura social que justifica planamente su entidad como tema propio. listos colectivos dejaran de estar marginadas en la medida en que todas las personas sean educadas para ello.

Según Contreras (1998) el valor de la igualdad constituye una de las bases fundamentales sobre las que debe construirse nuestro sistema educativo.

En relación a la coeducación, los maestros han de seleccionar y tratar los contenidos favoreciendo:

  • El reconocimiento del propio esquema corporal teniendo en cuenta las características de la sexualidad, sin cargas menospreciativas o inhibitorias,
  • La importancia de la expresión corporal como medio para desarrollar otros aspectos. Se recomienda empezar desde pequeños para evitar rechazos y plantear grupos mixtos,
  • El juego es de gran importancia y ha de desarrollarse y aplicarse con sentido propio y no solo como preparación para otras actividades.
  • La práctica deportiva suele conllevar una gran discriminación por lo que debemos plantear juegos modificados sin distinción de sexos, confeccionar equipos mixtos, fomentar la cooperación y no solo la competición en la iniciación deportiva y facilitar que cada alumno pueda encontrar una actividad significativa y satisfactoria.

Nuevamente la actuación del maestro es fundamental para no transmitir valores discriminativos.

Según Lucini, 1994 la creación de actividades que estimulen el diálogo como vía privilegiada en la resolución de conflictos entre personas o grupos sociales es un objetivo básico de la educación. En la escuela conviven muchas personas con intereses no siempre similares por lo que es un lugar idóneo para aprender actitudes básicas de convivencia: solidaridad, tolerancia, respeto a la diversidad y capacidad de diálogo y de participación social.

La paz, no debe entenderse solo como ausencia de guerra, sino también como las relaciones armónicas entre grupos y personas.

Entendiendo la paz de esta manera. Contreras (1998) propone los siguientes objetivos:

  • Descubrir, sentir y valorar las capacidades personales como medios eficaces que podemos poner al servicio de los demás.
  • Reconocer y valorar la propia agresividad, entendida como decisión, audacia, como una forma positiva de autoafirmación de la personalidad y canalizada hacia conductas que favorezcan el bien común.
  • Desarrollar relaciones de diálogo, de paz y armonía en el ámbito escolar y en todas las relaciones cotidianas.

En la escuela hay que crear desde la infancia unos hábitos de higiene física, mental y social que desarrollen la autoestima y mejoren la calidad de vida.

El concepto de salud ha evolucionado desde la simple ausencia de enfermedad hasta el estado completo de bienestar físico, mental y social. La salud forma parte del desarrollo de la personalidad y es objeto de la educación, orientando al alumnado a crear hábitos que sean saludables en su vida cotidiana.

Los objetivos que nos planteamos en relación a la Salud son:

  • Capacitar a los alumnos para participar activa y responsablemente en la creación y gestión de su salud.
  • Conocer y apreciar su propio cuerpo y utilizar el conocimiento sobre el funcionamiento y sobre sus posibilidades y limitaciones para afianzar hábitos autónomos de cuidado y salud personal.
  • Reconocer situaciones y conductas que puedan implicar peligros o riesgos y ser capaces de enfrentarse a ellas con responsabilidad.
  • Conocer e interiorizar las normas básicas para la salud: higiene, alimentación, cuidado corporal…
  • Despertar y estimular el interés y el gusto por el deporte como medio para alcanzar una vida saludable y para el fomento del compañerismo, la amistad y la solidaridad.

La educación moral y cívica es el eje en torno al cual se articulan el resto de los temas. La finalidad de la educación es el desarrollo integral de la persona, y para ello es necesario que la educación no se limite a la adquisición de contenidos intelectuales sino que también impulse la dimensión moral de la educación.

Esta educación moral debe ayudar a analizar críticamente la realidad cotidiana y las normas sociomorales vigentes, de manera que favorezcan formas más justas y adecuadas de convivencia. Educación en valores como la justicia, la solidaridad, la igualdad, la libertad… reconocidos hoy como principios que propician las formas más justas y respetables de convivencia.

Entendemos la educación moral y cívica como un conjunto de acciones intencionadas tendentes a que los alumnos construyan racional y autónomamente sus propios valores y normas, adopten actitudes coherentes con las mismas y se comporten de numera consecuente.

Siguiendo el volumen de Educación moral y cívica (MEC,92), la educación moral puede ser un ámbito de reflexión que ayude a:

  • Detectar y criticar los aspectos injustos de la realidad cotidiana y de las normas sociales vigentes.
  • Construir formas de vida más justas tanto en ámbitos interpersonales como en los colectivos.
  • Elaborar autónoma, racional y dialogicamente principios generales de valor que ayuden a enjuiciar críticamente la realidad.
  • Conseguir que los alumnos hagan suyo aquel tipo de comportamientos coherentes con los principios y normas que personalmente hayan construido.
  • Lograr que adquieran también aquellas normas que la sociedad de modo democrático y buscando la justicia y el bienestar colectivo.

Las finalidades de la Educación Moral tratan de desarrollar unas formas de pensamiento sobre temas morales y cívicos y de aprender a aplicar esta capacidad de juicio a la propia historia personal y colectiva con el fin de mejorarla.

Tenemos que tener en cuenta también unas estrategias metodológicas para abordar la Educación Moral y Cívica. En el desarrollo de actividades relacionadas con este aspecto y la programación transversal de las mismas, ha de tenerse en cuenta al menos dos aspectos:

– que contenidos nos interesan ( hechos, procedimientos y valores)

– cómo se van a llevar a cabo esos contenidos (metodología).

Las metodolog.as mas apropiadas son: la clarificación de valores, discusión de dilemas morales, comprensión crítica, role-playing, habilidades sociales…

Los Reales Decretos que han establecido los currículos de las distintas Etapas y ciclo formativos definen una enseñanza que deben estar presentes a través de las diferentes áreas, materias o módulos. Según estos reales decretos los valores han de estar presentes a lo largo de toda la vida educativa puesto que son el respeto a los principios democráticos, a los derechos y libertades fundamentales y todos aquellos que cumplan las exigencias individuales de una vida en común, educando en la sensibilidad y en la tolerancia.

La educación en VALORES está incluida en cada uno de los aspectos educativos en cada una de las Etapas y ciclo formativos, por supuesto por tanto dentro de la Formación Profesional.

Esta educación en valores se llevará a cabo a través de los distintos aspectos:

  • LA EDUCACIÓN MORAL Y CÍVICA.
  • EDUCACIÓN PARA LA SALUD.
  • EDUCACIÓN PARA LA PAZ.
  • EDUCACIÓN PARA LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES ENTRE LOS SEXOS.
  • EDUCACIÓN AMBIENTAL.
  • EDUCACIÓN SEXUAL.
  • EDUCACIÓN DEL CONSUMIDOR.
  • EDUCACIÓN VIAL.

Finalmente señalaremos que el aprendizaje significativo conlleva UNA INTERIORIZACIÓN DE ACTITUDES y una ACEPTACIÓN DE NUEVOS VALORES, por lo que es necesario desarrollar actitudes positivas hacia el objeto de aprendizaje. El aprendizaje de estas actitudes o valores puede ser entendido como un proceso basado en el cambio y evolución de las ideas previas de los alumnos, para ello puede tenerse en cuenta una clasificación del posible origen del aprendizaje de estos aspectos, en tres grandes grupos:

– Concepciones espontáneas: para dar significado a las actividades cotidianas de las que se desprenden elementos que se corresponden con la educación en valores

– Concepciones inducidas: por el entorno social y escolar que rodea al alumno

– Concepciones analógicas: basadas en la formación de analogías, ya sean generadas por la propia enseñanza o por las alumnos.

Otro principio que favorece la educación en valores metodológicamente es, es el principio de afectividad, el cual hace referencia a la necesidad de prestar atención a los problemas que se presentan en relación con la autoestima de los alumnos/as y su equilibrio personal y afectivo.

En relación con este principio debe favorecerse la comprensión de los cambios que se producen en el alumnado propiciando que se dé una valoración positiva de los mismos y que se les considere como algo enriquecedor, por ejemplo todos los niños o alumnos necesitan tener confianza en sus educadores, necesitan poseer la segura convicción de que pueden creer lo que se les dice, y de que pueden depender de ellos en cuanto a que les brindarán ayuda amistosa para la solución de sus necesidades.

Mediante el clima de confianza transmitimos al alumno la idea de que puede contar con nosotros, de que no somos perfectos, pero que somos honestos con el. La confianza se construye:

– cuando se hace saber al alumno anticipadamente cualquier acontecimiento de su interés,

– cuando se evitan las sorpresas repentinas y desagradables,

– cuando no se promete lo que no se puede cumplir,

– cuando se evitan los mensajes mezclados.

Además se deberán crear ocasiones en las que el alumno pueda verse capaz y ayudarle a estudiar sus posibilidades y limites, valorando el esfuerzo empleado en lograr sus propósitos por ejemplo los alumnos necesitan sentirse apreciados, aceptados, el aprecio se manifiesta en un tratamiento respetuoso que a su vez se manifiesta en la forma en que se comunica, se dialoga, se trata al alumno.

Directamente ligado a la educación en valores, este principio hace referencia a la necesidad de crear un clima de aceptación y cooperación que favorezca la relación entre iguales, la coordinación de intereses y la superación de cualquier tipo de discriminación.

El proceso de enseñanza-aprendizaje es un proceso fundamentalmente interactivo, en el que es tan importante la relación profesor-alumno como la que establecen los alumnos entre sí, promoviendo un intercambio y afluencia de aspectos relacionados con los valores morales y de convivencia.

Por ello debe favorecerse:

– El planteamiento de trabajos cooperativos

            – La interacción con los adultos y los compañeros

– La autonomía del alumnado en la toma de decisiones y su participación en la organización del proceso de enseñanza-aprendizaje, asumiendo sus responsabilidades como miembro del grupo.

La Constitución, la LOE el Currículo Oficial hacen mención implícita o explícita a los elementos propios de una educación en valores.

El marco de referencia más general pura los valores que debe transmitir la educación es la Constitución Española de 1978 que en su articulo primero recoge valores como libertad, justicia, igualdad, democracia y pluralismo. La LOE se hace eco de estos valores como los que deben configurar el sistema educativo y los reformula como principios de calidad de la educación. Concretamente, en su articulo I señala, entre otros principios de calidad del sistema educativo, los siguientes:

  1. a) La equidad, que garantiza una igualdad de oportunidades de calidad, para el pleno desarrollo de la personalidad a través de la educación, en el respeto a los principios democráticos y a los derechos y libertades fundamentales.
  2. b) La capacidad de transmitir valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad social, la cohesión y mejora de las sociedades, y la igualdad de derechos entre los sexos, que ayuden a superar cualquier tipo de discriminación, así como la práctica de la solidaridad, mediante el impulso a la participación cívica de los alumnos en actividades de voluntariado.

A su vez, estos valores se recogen en el currículo oficial de las distintas etapas en los contenidos de carácter actitudinal, dentro de los cuales aparecen actitudes, valores y normas.

Estos contenidos no aparecen en un área, asignatura o módulo concreto o en un tipo de área, asignatura o módulo determinado, sino que quedan recogidos en todos, pues cada una de ellas puede hacer aportaciones específicas.

La educación en valores constituye uno de los elementos comunes del currículo y debe:

– Contemplarse en los diferentes elementos y aspectos de la acción educativa, como son la programación de la enseñanza, la práctica docente, la organización y funcionamiento de los centros educativos y la programación de sus actividades complementarias.

– La educación moral y cívica es el fundamento y el eje de referencia en tomo al que gira toda la educación en valores, ya que lo que pretende es que los alumnos descubran la salud, la convivencia, la paz, la igualdad, etc. como valores importantes para la vida.

– Los profesores deberán evaluar, en relación con la educación en valores, los aprendizajes de los alumnos y la programación de las enseñanzas y de la práctica docente.

– Los equipos directivos de los centros favorecerán los proyectos e iniciativas de grupos de profesores, de alumnos o de ambos, así como de las asociaciones de alumnos y de padres, que supongan un tratamiento interdisciplinar de los valores.

– La inclusión de la educación en valores deberá hacerse preferentemente de forma que se integre en las actividades habituales, de acuerdo con las características de cada uno de los valores tratados y de las distintas áreas o asignaturas. Podrán realizarse además acciones específicas en relación con todos o algunos de los temas, como por ejemplo, la utilización de algunas fechas destacadas (7 de abril: día mundial de la salud, 5 de junio: día mundial del medio ambiente, 15 de marzo: día internacional del consumidor, 8 de marzo: día internacional de la mujer, 21 de marzo: día internacional para la eliminación de la discriminación racial, 30 de enero: día escolar de la no violencia y la paz, 31 de mayo: día mundial sin tabaco, etc.).

– Los orientadores podrán asesorar al profesorado, cuando sean requeridos para ello, sobre la manera más adecuada de llevar a cabo la incorporación de la educación en valores a la actividad educativa.


mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 180 seguidores más

  • 1.072.417 visitas