Escuela de Padres

Archive for the ‘Embarazo’ Category

Es una intervención quirúrgica que apenas entraña peligros, pues, si bien el riesgo de mortalidad materna es algo mayor que en un parto normal, en la actualidad es una de las operaciones más seguras en el campo de la obstetricia.

La intervención es sencilla; suele ser de urgencia, pero en algunas ocasiones es una decisión tomada por el ginecólogo con antelación por el bienestar de la madre o del feto.

Indicaciones de cesárea programada:

  • Desproporción pélvico-cefálica.
  • Cirugía uterina previa.
  • Distocias en el canal blando del parto.
  • Placenta previa oclusiva.
  • Algunos casos de gestaciones múltiples.
Razones de cesárea de urgencia:
  • Sufrimiento fetal.
  • Desprendimiento prematuro de la placenta.
  • Cuando el cordón se coloca entre la cabeza del niño y el cuello del útero.
  • Algunos casos de prematuridad.

Son instrumentos obstréticos. Se emplean en un 15% de los nacimientos por las siguientes causas:

  • Cuando el aporte de oxígeno al niño es insuficiente (hipoxia).
  • Si existe distocia o, lo que es lo mismo, la mecánica del parto se ve alterada y la evolución de la cabeza del bebé dentro de la pelvis no es la correcta.
  • Cuando la madre está agotada y sus pujos no son eficaces.

La anestesia epidural es inocua para el feto y muy segura para la madre. No existe riesgo de parálisis medular, pues la punción se realiza en una zona donde no se puede lesionar la médula espinal. Realmente la epidural, en la labor del parte, es la analgesia, no una anestesia, dado que la concentración de anestésicos es mínima. Se aplica la necesaria para aliviar el dolor sin provocar una total insensibilización.

Si presenta contracciones uterina rítmicas progresivamente y con frecuencia de al menos dos en 10 minutos durante 30 minutos, o pérdida de líquido por la vagina (rotura de la bolsa), o pérdida hemorrágica por la vagina, debe acudir al hospital.

No se deben llevar al paritorio joyas o complementos que entorpezcan el  trabajo de los profesionales de la sanidad, ni lentillas -en este caso hay que optar por las gafas-. Tampoco las uñas pintadas, dado que la coloración natural sirve a los anestesistas para controlar el riego sanguíneo.

Los miedos más recurrentes y generalizados que experimentan las madres son los referidos a si el niño nacerá bien, si estará sano, si podrá soportar las contracciones, si precisará cesárea de urgencia o una transfusión…

Los padecen muchas mujeres y aunque en los cursos de preparación al parto se busca afrontarlos con menos ansiedad, los miedos persisten.

También en el futuro padre: ¿aguantaré en el momento del parto?, ¿el tráfico me permitirá llegar a tiempo al hospital?

Es el que persiste pasadas las 42 semanas. Si el embarazo se prolonga demasiado, la placenta no se hallará en condiciones de seguir nutriendo al feto (cuyas demandas de oxígeno cada vez son mayores).

Desde la semana 40, si no se ha producido el parto, se vigila la salud fetal con ecografías y monitorización.

Ante cualquier indicio de sufrimiento fetal, o una vez llegada la semana 42, se indica la finalización de la gestación mediante inducción del parto o cesárea.

La forma más habitual de embarazo múltiple son los gemelos, de los cuales el 80% so dicigócitos (producidos por la fecundación de dos óvulos diferentes).

Son embarazos de alto riesgo y se controlan en unidades especiales.

El 50% de los gemelos nacen prematuros, es decir, con un peso inferior a 2.500 gramos y antes de transcurridas las 37 semanas de gestación.

Cuanto mayor es el número de niños, mayor es el riesgo de parto prematuro e inmadurez pulmonar.

Las técnicas actuales de fertilización «in vitro» producen embarazos múltiples con cierta frecuencia.

Gemelos, mellizos, trillizos… suponen una sorpresa a la que los padres se han de adaptar. Conllevan un parto más difícil, una etapa educativa y de entrega aún más dura y un costo económicos adicional muy importante. También presupone una ilusión verlos juntos y sanos.

El feto, a los seis meses, puede oír un ruido exterior que sea fuerte y próximo al abdomen de la madre (parpadea asustado).

Reconoce la voz de su madre. Se ha comprobado que al acercar a la barriga un magnetofón con una canción grabada, aumenta la actividad del lóbulo temporal del cerebro del feto. Diversas experiencias demuestran que el recién nacido y lactante es capaz de recordar lo que oyó en el útero.

Que el feto reacciona a las caricias de la madre se ha apreciado mediante ecografías, por las que se puede observar que el feto se aproxima al lugar donde ésta se producen.

El futuro bebé prueba sabores, pues el líquido amniótico que traga varía según los alimentos que consume la madre; por tanto, huele y saborea.

De los 46 cromosomas que conforman nuestro plano genético, el sexo del bebé viene determinado sólo por dos, conocidos por X e Y. Cada óvulo de la mujer contiene un solo cromosoma X, mientras que el espermatozoide tiene un cromosoma X o Y. Si un óvulo es fecundado por un espermatozoide con cromosoma X, el bebé será una niña (XX). Si el espermatozoide tiene un cromosoma Y, el bebé será un niño (XY).

A los cinco meses de embarazo podemos saber si es niño o niña, pues los órganos sexuales están claramente definidos. Mediante una ecografía -si la postura del feto lo permite- podrá conocerse el sexo.

La primera etapa en el desarrollo evolutivo del niño es su vida intrauterina. Esos nueve meses son fundamentales, pues en ellos el bebé se desarrolla sensorial y corporalmente.

La vida de la madre es la vida del hijo durante nueve meses, por eso el estado de la madre, sus hábitos de consumo, el apoyo que reciba, las expectativas que tenga son fundamentales.

Durante la vida intrauterina y los primeros meses de vida la estimulación debe ser esencialmente sensorial.

Al finalizar el tercer mes de embarazo el embrión ya no es tal. Al concluir la undécima semana los órganos fundamentales del futuro bebé están formados, mide 9 centímetros y pesa aproximadamente 125 gramos; existen registros electroencefalográficos intrauterinos que confirman la existencia de actividad cerebral, cuando el feto cuenta con doce semanas de gestación.


mayo 2022
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 180 seguidores más

  • 1.072.417 visitas