Escuela de Padres

Archive for the ‘Salud’ Category

Durante toda la vida de los seres humanos, la realización de forma regular de ejercicio físico moderado o intenso y la práctica habitual de algún deporte, en función de las capacidades y disponibilidades individuales; constituye una actividad necesaria para contribuir al correcto desarrollo orgánico, mantener el cuerpo en una adecuada forma física, que beneficia la salud y previene de las enfermedades.

La forma física es el nivel de energía que permite al cuerpo humano desarrollar con normalidad todas las funciones vitales diarias, así como enfrentarse a los esfuerzos, permitiendo un desarrollo armónico y un disfrute de todas las actividades que la vida nos ofrece.

El ejercicio físico es una actividad ordenada y constante, que mediante diversos y variados movimientos corporales permite al organismo consumir energía extra que está acumulada en nuestro cuerpo, aportándole además beneficios físicos, psicológicos y sociales.

El deporte es una actividad física planificada, reglamentada y que tiene un fin competitivo de forma individual o en equipo.

En una sociedad actual donde el consumo, la competencia, la rivalidad, el culto al cuerpo y la imagen corporal perfecta, se le da tanta importancia, ya que tener una apariencia física saludable, intachable y envidiable, se ha convertido en uno de los objetivos principales de las sociedades desarrolladas; es muy frecuente encontrarse con problemas relacionados con la alimentación tanto por exceso como por defecto.

· Obesidad: Es un exceso de grasa corporal, acompañada casi siempre por un aumento de peso corporal, que se debe a la mayor ingesta de calorías que el cuerpo necesita y a una menor o nula actividad física, que ayude a quemar los excesos de la ingesta. En la obesidad influyen los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo de las personas, afectando cada vez más a la población infantil.

La formula más aceptada para el Índice de Masa Corporal (IMC), consiste en dividir el peso corporal por la estatura de la persona al cuadrado.
Ejemplo:
Varón de 40 años con 81,50 Kg. de peso y 1,68 metros de estatura.
81,50 Kg. / 1,68 cm. X 1,68 cm. = 28,87.
Sobrepeso.

El resultado nos indicará la situación corporal según los siguientes límites:

20-25.1 = Normal.
25-27.1 = Ligero Sobrepeso.
27-30.1 = Sobrepeso.
Más de 30 = Obesidad.

Este IMC no tiene en cuenta la constitución física, la edad o la distribución de la grasa corporal en cada persona, por lo que es un índice orientativo en cada persona, sin pretender conseguir cifras ideales, pero teniendo en cuanta las enfermedades asociadas a la obesidad como la hipertensión arterial, la arteriosclerosis y la diabetes.

· Vigorexia: Es una alteración psíquica que afecta principalmente a varones jóvenes y que está relacionada con la alimentación, en la que existe una preocupación obsesiva por el desarrollo corporal en especial por la musculatura.

Las dietas bajas en grasas y ricas en hidratos de carbono y proteínas para aumentar la masa muscular, la toma de anabolizantes esteroides y hormonas, las largas sesiones de gimnasio, el pesarse varias veces al día, las comparaciones con otras personas que hacen culturismo físico y el rechazo final a si mismos porque no acaban de gustarse, marcan las actuaciones de estos jóvenes.

· Anorexia Nerviosa: Afecta a mujeres jóvenes (entre 14 y 18 años), con problemas de identificación y autoestima personal. Se caracteriza por tener como referente a personas con relevancia social, miedo a ganar peso, práctica de dietas severas, hiperactividad y ejercicio físico intenso, imagen corporal distorsionada ya que siempre se consideran gordas, culpabilidad por haber comido, pérdida de la menstruación, cambios frecuentes de carácter (irritabilidad, tristeza, insomnio, etc.)

· Bulimia Nerviosa: La padecen mujeres jóvenes de más edad que a las que le afecta la anorexia nerviosa, preocupadas de forma obsesiva por el control del peso corporal, que realizan por episodios una ingesta excesiva de alimentos en un corto espacio de tiempo seguido de un vómito provocado.

Se caracteriza por comer en abundancia siempre a escondidas, el uso continuo de laxantes y diuréticos, provocarse el vómito tras la ingesta, sentimientos de culpabilidad, inestabilidad emocional, etc.

La salud es el bien más preciado y deseado por todos los seres humanos, tanto si la tienen como si no la poseen; constituyendo además un derecho su protección como recoge el artículo 43 de la Constitución Española de 1978, que expone:
1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud.
2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de las medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios.
3. Los poderes públicos fomentarán la educación sanitaria, la educación física y el deporte. Así mismo facilitarán la adecuada utilización del ocio.
Es común a todas las personas el deseo de:
  • Tener salud.
  • Gozar de buena salud.
  • Conservar su salud.
  • Mejorar su salud.

Este deseo se asocia al concepto de Bienestar (sentirse bien), estando en contraposición con el concepto de Malestar (sentirse enfermo) y desde un extremo a otro se desarrolla la mayor o menor capacidad de funcionar de cada ser humano durante su vida.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la Salud como “el completo estado de bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de enfermedad”. Así mismo, también recomendó que para el año 2010, todos los estados europeos miembros de la OMS, deberán garantizar que los profesionales sanitarios han adquirido los conocimientos, las actitudes y las cualificaciones necesarias para proteger y promover la salud: La educación de los profesionales sanitarios se debe basar en los principios de Salud para Todos, que les prepare para proporcionar unos servicios de promoción, prevención, curación y rehabilitación de buena calidad.
En nuestra sociedad, donde actualmente tenemos un razonable grado de salud individual y colectiva, todas las personas deseamos tener más salud, disfrutando más de todo lo bueno que la vida nos ofrece. Ya que tenemos un Sistema Sanitario bien definido, donde cabe casi todo, a los ciudadanos no les preocupa en exceso cuales sean los mecanismos técnicos para que el Sistema Sanitario les aporte más salud; por lo que este deseo trae como consecuencia el permanente aumento de los servicios de prestación asistencial y de cuidados socio-sanitarios, con el fin de que les aporten mucha más salud y
calidad de vida a los ciudadanos que lo demandan.
Hay que seguir aumentando en el Sistema Sanitario las actuaciones que permitan a los ciudadanos ganar salud. El concepto de salud y las medidas para conservarla o reponerla en caso de enfermedad, se ha ido depositando en el transcurso de los años en los poderes políticos; pero actualmente hay que ir trasladando ese concepto a cada uno de los ciudadanos, para que además de exigir sus derechos ante el Sistema Sanitario, asuman todas las personas la responsabilidad social de promocionar su salud de forma individual y colectiva, mediante la práctica de hábitos de vida saludable, entendiendo que la salud es un compromiso social, un bien que forma parte de nuestra cultura y da sentido a la vida de todos los ciudadanos.
En la actualidad las preguntas son:
  • ¿Qué hace usted por su salud?
  • ¿Qué hace usted por la salud de los demás?
Y al referirnos a los demás, hay que comenzar por los más próximos, por “los nuestros”, comenzar por la Familia; ya que la familia como elemento nuclear de la sociedad, constituye el mejor Sistema de Promoción de la Salud, de Prevención de las Enfermedades y es además Generadora de Bienestar, pues la familia es la mejor escuela de vida, donde se inicia el aprendizaje, se educa, se imitan comportamientos y se recuerdan de por vida todas las pautas de actuación cotidiana, tanto las generadoras de salud, como las perniciosas para la salud física, mental y social.
A pesar de la gran influencia negativa que ejercen en la sociedad los medios de comunicación, que perdieron hace tiempo sus funciones primordiales de informar, entretener y educar; debemos reconocer que en contraposición, cada día tiene más importancia la actitud individual y la de la familia, que con su labor educativa ayuda al desarrollo sano de todos su miembros, contribuyendo al completo desarrollo personal y grupal mediante el cumplimiento de dos objetivos:
1. La adquisición de conocimientos, habilidades, actitudes y valores para adoptar un estilo de vida saludable.
2. El impulso del conocimiento de los recursos institucionales sanitarios y sociales, para su utilización responsable.
La familia contribuye en la consecución de una buena salud por parte de cada uno de sus miembros; para lo cual es imprescindible la realización de actividades que nos conduzcan a la práctica de una vida sana, que se basa en cinco pilares fundamentales:
1. Alimentación saludable: Comer bien.
2. Ejercicio físico y deporte: Mantenerse en forma.
3. Relaciones afectivos-sexuales: Búsqueda de la complementariedad.
4. Evitar los tóxicos: Que contaminan el organismo.
5. El Sueño: Descanso físico y psíquico.

El niño está particularmente expuesto a las intoxicaciones medicamentosas. Es por todos conocido lo atractivas que pueden resultar para un pequeño las cápsulas o comprimidos de colores vivos empaquetados cuidadosamente en sus envases. Por elllo, es conveniente tomar ciertas precauciones a la hora de guardar en casa las medicinas o permitir al niño la automedicación de ciertos tratamientos.

La causa más frecuente de intoxicaciones (más del 30 %) la constituyen los medicamentos, seguidos de productos del hogar (~ 25 %), alimentos, tabaco y licores (~ 12 %) y productos químicos (~ 5 %).

Las intoxicaciones medicamentosas más graves, que pueden ser mortales, son producidas por antidepresivos tricíclicos, antihistamínicos (indicados en procesos alérgicos), aspirina, benzodiazepinas (en estados de ansiedad, depresión alteraciones nerviosas, etc), y otros como simpaticomiméticos (indicados para muchas patologías distintas). Las intoxicaciones por medicamentos son 3,5 veces más frecuentes en los niños menores de 15 años (especialmente en los de 2-3 años) que en los mayores de 15 años.

¿A que se deben las intoxicaciones?

Normalmente, y en la mayoría de los casos los motivos que llevan a una intoxicación, son:

a) Ingesta accidental de fármacos en los niños pequeños que comienzan a explorar su entorno y tienen acceso a su medicación (salicilatos, antidepresivos) o a la utilizada por sus familiares.

b) Intoxicaciones en el curso de un tratamiento derivadas del desconocimiento de la farmacología clínica de los fármacos en el niño (kernicterus por sulfamidas, síndrome del niño gris por cloranfenicol e intoxicaciones por teofilina) o de errores o dificultad en la dosificación.

c) Intentos suicidas, más frecuentes en la adolescencia (salicilatos, paracetamol, benzodiazepinas y barbitúricos).

Precauciones a la hora de prevenir estos riesgos:

a) Evitar los medicamentos que han demostrado ser peligrosos en el niño (tetraciclinas y cloranfenicol).

b) Evitar los medicamentos innecesarios.

c) Elegir medicamentos que hayan demostrado ser eficaces y seguros en el niño.

d) Diseñar un tratamiento adecuado en cuanto a dosis y forma de administración teniendo en cuenta que el niño no es un adulto de poco peso, especialmente en el neonato.

e) Controlar el tratamiento, si es necesario mediante la monitorización de los niveles séricos, de fármacos como aminoglucósidos, antiepilépticos, antineoplásicos, corticoides, digoxina o teofilina.

f) Diseñar un tratamiento lo más simple posible, dar instrucciones claras y controlar el cumplimiento terapéutico y la retirada de la medicación.

g) Utilizar envases que resulten difíciles de abrir por el niño.

h) Guardar los medicamentos que utiliza el niño o sus familiares en un botiquín fuera del alcance de los niños y cerrado con llave.

i) No guardar en el hogar los medicamentos que sobran, ya que, además de favorecer la automedicación, pueden caducar y ser ineficaces o incluso perjudiciales.

j) Evitar la automedicación.

k) Evitar los juegos infantiles con “medicinas”.

En caso de intoxicación, las medidas a tomar suelen ser trasladar urgentemente al pequeño a un centro médico, pero en estos casos, a veces las medidas en el hogar pueden paliar unos efectos más graves para la salud del pequeño en caso de no actuar urgentemente, por ejemplo saber si provocar el vómito del niño, administrarle una simple cantidad de bicarbonato, o dos cucharadas de leche pueden en determinados casos ayudar de un modo importante al pequeño.

Consejos para urgencias como éstos los podrás tener rápidamente llamando al Centro Medico Nacional de Información Toxicológica, Teléfono 91 562 04 20.

Marisol Muñoz-Kiehne, Ph.D.

Precauciones Generales:

  • Tener teléfono inalámbrico, para poder supervisar más constantemente a sus niños
  • Mantener los números de emergencia a mano
  • Mantener los materiales de primeros auxilios a mano
  • Aprenda primeros auxilios y resucitación cardiopulmonar

Prevención de la asfixia y la estrangulación:

  • Siempre acostar a los bebés boca arriba a la hora de dormir (para reducir riesgo del síndrome de muerte infantil súbita)
  • Mantener objetos pequeños(monedas, botones, canicas) fuera del alcance de los niños
  • Mantener las bolsas plásticas y los globos vacíos o reventados fuera del alcance de los niños
  • Cortar en pedazos pequeños la comida de los niños
  • No darle mantequilla de maní (crema de cacahuate) en cucharadas a los niños pequeños
  • Nunca dejar a los niños solos en el auto
  • Evitar que los niños queden atrapados en armarios, baúles, y máquinas de lavar o secar ropa
  • Usar borlas de seguridad en los cordones de las persianas
  • Evitar cordones en las prendas de vestir y juguetes de los niños pequeños

Prevención del ahogo:

  • Siempre supervisar cuando los niños estén en la tina o la piscina
  • Tener verja y puerta cerrada alrededor de la piscina
  • Mantener vacías las cubetas y las piscinas de niños
  • Ponerle seguro al inodoro (excusado)

Prevención de las caídas:

  • Mantenga buena iluminación en el hogar
  • Evite pisos resbaladizos
  • Asegure tapetes y alfombras
  • Use tapetes de goma para evitar resbalones en bañeras o duchas
  • Mantenga los cables eléctricos fuera del tráfico
  • Tenga pasamanos en escaleras
  • Usar compuertas y barreras al principio y final de las escaleras
  • Nunca dejar al bebé solo en la mesa de cambiar
  • Mantener las cunas, camas y sillas lejos de las ventanas
  • Poner seguros o rejas a las ventanas

Prevención de las quemaduras:

  • Siempre usar protección contra los rayos del sol
  • Mantener los cerillos, encendedores, y cigarrillos fuera del alcance de los niños
  • Tener alarmas de humo en el hogar
  • Tener a la mano extintores de fuego
  • Practique escape en caso de incendio
  • Enseñe a los niños a detenerse, arrojarse al suelo, y rodar si su ropa prende fuego
  • Usar tapas y placas en los enchufes eléctricos
  • Mantener los aparatos eléctricos lejos del agua
  • Mantener los líquidos calientes lejos de los niños
  • Tener aparatos en contra de escaldadura en los grifos
  • Mantener el calentador de agua a un máximo de 120 grados F
  • Mantener los aparatos calientes (tostadora, rizador de cabello, plancha) lejos de los niños
  • Poner protección frente a chimeneas, calentadores, y hornos

Prevención del envenenamiento:

  • Evitar contacto con pintura de plomo (pedir inspección de su hogar y hacerle la prueba si tiene duda)
  • Usar envases con tapas a prueba de niños
  • Mantener las plantas venenosas fuera del alcance de los niños
  • Mantener las medicinas, las pinturas, los cosméticos, los insecticidas, y los productos de belleza, de limpieza, y del jardín fuera del alcance de los niños

Prevención de heridas y discapacidades serias:

  • Nunca sacudir a los bebés (puede causar desde problemas de conducta y aprendizaje, hasta parálisis y muerte)
  • Usar casco de seguridad al correr patines, patineta, y bicicleta
  • Nunca dejar a los niños solos en el auto
  • Siempre usar asientos infantiles y cinturón de seguridad cuando viaja en auto
  • Usar cuna, asientos portadores, andaderas, sillas de comer, corralitos, coches, y juguetes seguros
  • Asegurarse de que el campo de recreo sea seguro
  • Supervisar el contacto con mascotas (prevenir mordidas y arañazos)
  • Usar resguardos de bordes y ángulos en los muebles que estén al alcance de los niños
  • Mantener los objetos cortantes fuera del alcance de los niños
  • Mantener las armas de fuego lejos del alcance de los niños

Son trastornos del comportamiento alimentario la anorexia nerviosa y la bulimia. Entre los síntomas se encuentran la inestabilidad afectiva, baja autoestima y autocrítica excesiva, preocupación continua por el peso y la imagen, ingesta exagerada, vómitos autoinducidos, deshidratación, arritmias cardíacas.

La anorexia es una enfermedad grave, los que la padecen se niegan a comer y pierden hasta un 40% de peso, se aíslan, pueden empezar en la pubertad, con una actitud obsesiva con la comida, persistente deseo de adelgazar, distorsión de la propia imagen, y por supuesto, con ausencia de otra enfermedad que justifique estos síntomas. Suele producir amenorrea, trastornos endocrinos, bradicardia, hiperactividad, vómitos espontáneos o inducidos, destacando el uso compulsivo de laxantes y diuréticos.

Las causas pueden ser de distintos tipos, por factores biológicos (disfunción hipotalámica), socioculturales (mensajes de éxito y poder relacionados con al esbeltez), psicológicos (trastornos en el esquema corporal, no querer hacerse adulto).

Por otro lado, la bulimia nerviosa se caracteriza por episodios repetitivos de ingesta desproporcionada y una preocupación excesiva por el control de peso, lo que lleva al enfermo a adoptar medidas extrema para compensar el aumento de peso. Los síntomas pueden ser: episodios recurrentes de ingesta voraz, sensación de pérdida de control sobre lo que se come, ingesta de laxantes, desarrollo de ejercicios, dietas restrictivas.

Entre las diferentes causas, destacamos factores biológicos (predisposición genética a la obesidad), psicológicos (sentimientos depresivos, de inseguridad, culpa, ineficacia, problemas de autoestima, de autonomía, tendencia al perfeccionismo y al autocontrol, miedo a madurar, experiencias traumáticas durante la niñez) factores familiares (suelen influir si algún familiar lo ha padecido anteriormente, tienen falta de comunicación, preocupación exagerada de los padres sobre el paso de los niños): factores socioculturales (modelos de belleza, abundancia de alimentos, desprecio a la gordura).

CONSEJOS PRÁCTICOS

Frente a estos problemas, las actitudes familiares son de suma importancia y aquí destacamos las que favorecen la prevención en los jóvenes:

  • Ayudar a que desarrollen su autonomía y el aspecto emocional.
  • Hacerles sentir miembros de la familia.
  • Prestar atención a lo que dicen y a lo que hacen.
  • Desarrollar la autoestima.
  • Mejorar la COMUNICACIÓN.
  • Hacerles ver la importancia como personas y no sólo en el aspecto físico.
  1. A) LOS NIÑOS Y SU ACTITUD FRENTE A LA COMIDA

Es conveniente hacer referencia a la importancia de las primeras edades en los niños y su actitud frente a la comida.

  • La principal cualidad para enseñar a comer es la PACIENCIA. No se debe atribuir a la comida un valor emocional. Se debe enseñar a comer en familia cuando antes y con un pequeño ritual.
  • Cuando un niño no come no debe suponer un drama familiar, porque la inmensa mayoría de las veces no es un trastorno orgánico sino emocional y a mayor tensión, peor comerá.
  • Es necesario ser constante en las pautas que se sigan. Por ejemplo: no discutir cno el niño, actuar, cuando pase el tiempo pactado retirar el plato, tener calma ante los intentos de rebeldía.

El éxito es del niño, no de los padres.

  1. B) LOS HIJOS Y LOS PROBLEMAS DE SEXUALIDAD

Muchos padres no saben cómo hablar con sus hijos de la sexualidad, y se inhiben de ello, esperando que se enteren solos o utilizando algunas formas de educar que pueden ser contraproducentes. Y eso es erróneo ya que una mala educación sobre este ámbito puede generar conductas inapropiadas, embarazos en adolescentes, o enfermedades como sífilis, herpes genital, gonorrea, SIDA.

En 1975, la Organización Mundial de la Salud define la salud sexual como: “La integración de los elementos somáticos, emocionales, intelectuales y sociales del ser humano, por medios que sean positivamente enriquecedores y potencien la personalidad, la comunicación y el amor”.

  • Se debe utilizar un vocabulario correcto, ofreciendo información clara, concisa y completa, desarrollando valores como la tolerancia y solidaridad, eliminando actitudes discriminatorias hacia ciertas conductas y enfermedades.
  • Ayudarles a configurar la sexualidad en esta época especialmente conflictiva de su vida como es la adolescencia. Eliminar mitos y tabúes, evitar posibles frustraciones debidas a un falso entendimiento del tema.
  • Se debe hablar con los hijos, dar la información que demanden, insistiendo siempre en que la sexualidad está impregnada de afectos, es una expresión de amor y no es sólo genitalidad.
  1. C) PREVENCIÓN DE DROGODEPENDENCIA

Los últimos datos dados por las encuestas realizadas por Sanidad confirman una conducta generalizada de un gran número de jóvenes, que emplean su tiempo de ocio en el consumo de estas sustancias. Estas conductas preocupan a los padres y por lo tanto, hay que educar a los hijos para evitar su consumo.

Prevenir es tomar medidas para evitar un mal, es anticiparse a que el mal se produzca y esta prevención puede ser inespecífica, sin hablar de droga, como se hace con un niño de seis años, o específica si es en la adolescencia. Se debe realizar esta prevención en la familia, en la escuela y en la sociedad si queremos tener éxito en esta empresa.

Se conocen como factores de riesgo aquellas características sociales, culturales e individuales que en un momento dado incrementan las condiciones de las personas ante el consumo de drogas. Es fundamental conocer estos factores para poder realizar la prevención.

1.- Evitar la sobreprotección: Que los menores aprendan a enfrentar los problemas a partir de sus propias experiencias. Es positivo ayudarles a repasar sus materias, pero en ningún caso hacerles las tareas.

2.- Autoestima: Felicite al niño por haber terminado las tareas y demuéstrele que está orgulloso de él por su esfuerzo. Un niño tímido si se pone nervioso antes de una prueba, es bueno que alguno de los padres o incluso el profesor les diga que le va a ir bien porque ellos son capaces y estudiaron. Esa sencilla afirmación les da gran seguridad y confianza en sí mismo.

3.- Dar tranquilidad: Los papás deben estar disponibles para sus hijos, y éstos deben sentir su apoyo incondicional. Cuando los niños están bajo presión los padres deben hacerles sentir que los entienden. Una buena comunicación y el hacerles saber que no son los únicos que tienen problemas, los tranquiliza mucho.

4.- Manejar el stress: Los niños aprenden de cómo se comportan sus propios padres, por esta razón es bueno que se le de el ejemplo y en el caso de situaciones complejas los padres deben de demostrar que se pueden resolver los problemas, sin golpes ni gritos.

5.- Técnicas de relajación: Buscar un ambiente adecuado y sin ruidos propicio para crear situaciones en donde el niño puede desplegar su imaginación y de ésta manera lograr relajarse.

6.- Alimentación adecuada: se debe evitar la comida chatarrra, la dieta debe de tener una cantidad adecuada de calorías para su edad y un balance entre carbohidratos, grasas y proteínas incorporando frutas y verduras.

7.- Actividades agradables: incentivarlo a que realice las actividades que más le gustan, para que le ayude efectivamente a reducir el stress.

8.- Horarios claros: es necesario realizar un “rayado de cancha” al niño, es decir establecer los límites y mantener una rutina es fundamental para los casos de horarios de estudios, de comida, de juego, incluso de descanso. También es bueno elaborar padre e hijo en conjunto un calendario en donde se establezcan los horarios de realización de tareas y actividades escolares.

9.- Hábitos de estudio: los padres tienen el rol de asegurarles un lugar tranquilo de estudio, con buena iluminación, sin ruidos, tranquilo, sin televisión ni otro estímulo que los distraiga. Es importante que éste lugar sea siempre el mismo, para que el menor se acostumbre a él y no tenga constantemente elementos que llamen su atención.

10.- Facilitarles las tareas: es importantísimo que los padres se involucren en los estudios de los hijos, ayudándoles a que tengan los materiales para sus trabajos y tareas, y cuando estén más grandes facilitándoles para que se junten con otros compañeros y trabajen en grupo.

Virginia Maggi V.