Escuela de Padres

¿Debe nuestro hijo también apretarse el cinturón?

Posted on: 26 noviembre, 2013

Escuela de padres: Hemos comprobado que nos cuesta más llegar a fin de mes. La cuota de la hipoteca nos ha subido, la cesta de la compra también y ahora tenemos que afrontar un mes de septiembre con los gastos propios del principio de curso. Los padres nos estamos apretando bien el cinturón, pero no queremos que nuestro hijo de once años padezca esta situación y procuramos que siga manteniendo el mismo nivel de vida que ha llevado hasta ahora ¿hacemos bien?

Con once años su hijo puede comprender en parte, la situación económica que están pasando y pueden hablar entre todos de los recortes que tienen que hacer en el gasto. Es una forma muy concreta de fomentar la corresponsabilidad.

En realidad, se trata de reducir aquellos gastos que no son estrictamente necesarios, les pongo algunos ejemplos:

  • Antes de comprar, comparar precios entre algunos establecimientos.
  • Reciclar y reutilizar todo el material escolar que sea posible. Así mismo, optar por “marcas blancas” en lugar de  material con las estampaciones de personajes de moda o equipos de fútbol que siempre son más caras.
  • Lo mismo ocurre con la ropa de vestir: reutilizar la de otros hermanos si está en condiciones y comprar marcas más económicas.
  • También se puede reducir o congelar la “paga” semanal si es que el niño la tiene asignada y gastos como el teléfono móvil, extendido entre los preadolescentes.

En cualquier caso, mi opinión es que los niños, en la medida de lo posible, estén informados de la situación familiar y participen en las medidas que todos adoptan. Es una forma muy concreta de educarles para la vida y de fomentar su responsabilidad, lo contrario, tenerlos en una burbuja, en un mundo irreal, no es ni educativo ni honesto con ellos.

Jesús Jarque García

1 Response hasta "¿Debe nuestro hijo también apretarse el cinturón?"

Totalmente de acuerdo. Además ayudar a que sean más responsables, colaboradores y empáticos, conseguimos que la convivencia familiar sea más coherente.
Con esa edad, los chicos comprenden lo que va bien y lo que va mal y perciben si los padres están ansiosos, preocupados o tristes. No conviene esconder las emociones,porque en la medida en que se compartan (con mesura y adaptado a su edad) les tenderemos un lazo más fuerte y estable con la realidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

noviembre 2013
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 181 seguidores más

  • 1.091.100 visitas
A %d blogueros les gusta esto: