Escuela de Padres

El sueño

Posted on: 20 junio, 2016

El sueño del niño y sus alteraciones se está convirtiendo, sin duda, en un difícil reto al que deben enfrentarse los padres.

Cómo, dónde y cuánto debe dormir el niño juega un papel importante en la manera en la que los padres viven sus primeros meses y años de paternidad y, al mismo tiempo, condiciona la forma en la que conciben y viven su concepto de familia no importando que se trate del primer o del quinto hijo.

Este trabajo conjunto padres-hijos es tanto más eficaz y sencillo cuanto más se tienen en cuenta los patrones y las necesidades naturales de cada niño en particular. Son ustedes, los padres, los que deben determinar las rutinas y los hábitos del sueño de sus hijos. Los niños aprenderán de ustedes. Estas rutinas del sueño una vez aprendidas formarán parte del modo de vida familiar durante muchos años.

Razones por las que es importante hablar del sueño de los niños:
1. Los problemas del sueño en los niños son muy frecuentes: Aunque la mayoría de los niños desarrollan patrones adecuados del sueño, un importante número de ellos (entre el 15 y el 30%) sufren problemas del sueño durante su infancia.

2. Los problemas del sueño en los niños son crónicos: Muchos problemas del sueño son autolimitados. Sin embargo, hay ciertos factores tanto del propio niño como del ambiente que favorecen que muchos de estos problemas perduren a lo largo de toda la infancia e incluso en la edad adulta.

3. Los problemas del sueño de los niños son tratables: En la actualidad disponemos de muchas estrategias que nos permiten tratar estas situaciones y evitar sus consecuencias diurnas.

4. Son problemas prevenibles: Si bien es importante que los problemas del sueño reciban el tratamiento adecuado, la estrategia más efectiva es prevenir que se presenten promoviendo unas medidas sencillas de prevención desde los primeros días de la vida.

5. Los problemas del sueño de los niños tienen gran impacto en la familia: Son origen de trastornos y nerviosismo en las familias y altera el sueño de los padres.

6. Los problemas del sueño dan la oportunidad de enfocar una situación difícil de manera
conjunta.

7. El sueño es esencial para el buen funcionamiento del niño: El déficit de sueño se ha asociado a conductas de hiperactividad, conducta oposicionista, dificultades escolares….

8. El sueño afecta a cada aspecto del desarrollo físico, psíquico, emocional, cognitivo y social del niño. Las funciones cerebrales más altas tales como la habilidad para razonar y pensar de manera abstracta son muy sensibles al déficit de sueño o a un sueño de mala calidad.

9. La presencia de problemas del sueño agrava cualquier problema médico o psicológico del niño.

Conocidas las razones que nos obligan como padres a conocer el sueño de nuestros hijos, la pregunta lógica es: ¿Sabemos lo qué es el sueño? ¿qué importancia tiene el dormir?

El sueño no es únicamente la ausencia de vigilia ni una desconexión cerebral, sino que, por el contrario, puede llegar a originar una actividad frenética en todo el organismo del niño y en el de las personas que viven a su alrededor.

El buen dormir de los niños es el resultado de la combinación de tres elementos:
1. Las leyes biológicas que regulan el sueño de los seres humanos. Aquí, evidentemente, los padres tenemos muy poco que decir.
2. La estrecha relación que establecen los niños con la persona o personas que les cuidan desde los primeros meses de vida, eso es, el apego.
3. La actitud de la familia frente al sueño y al niño.

El sueño humano es dinámico, cambiante, de manera que a lo largo de cada noche el organismo humano pasa por diferentes estadios o ciclos de sueño:

IMG004

Este gráfico representa un CICLO DE SUEÑO, su duración es de 90-120 minutos según la edad. Este ciclo se repite cada noche según la edad el niño entre 5 y 7 veces.

Así pues, existen dos tipos diferentes de fases durante el sueño: Una durante el cual los ojos se mueven rápidamente debajo de los párpados (se conoce por sus siglas en inglés: REM o Rapid Eyes Movements) y otra sin esos movimientos (no REM o NREM).

Cada vez que el niño pasa de una a otra fase completa un ciclo del sueño. Cada noche cumplimos entre 5 y 7 ciclos del sueño. Al pasar de un ciclo a otro casi se despierta o al menos se mueve en la cuna o en la cama.

El sueño más profundo se produce al principio y al final de la noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: